EventosMúsica y Teatro

Moda Scena Madrid y Jamming

modascena

En ocasiones las artes escénicas se unen para ofrecer espectáculos brillantes y divertidos. Este martes hemos podido asistir a un espectáculo que muestra como la moda y el mejor teatro pueden ser complementarios y añadir para formar parte de un conjunto más que vistoso.

La gente de ModaScena Madrid presentaba las colecciones de cuatro diseñadores (Lola Pedrola, Valerie Moreau, Smash-Wear y Savage Culture) y apostaron por un show que mezclaba una pasarela de moda sobre las tablas del Teatro LaStrada en Gran Vía, con una maravillosa sesión de improvisación de la mano del grupo Jamming.

La presentación corría a cargo de Miss Cocó, que fue introduciendo con gracia las diferentes propuestas de colecciones que navegaban entre el estilo más casual, hasta vestidos más elaborados, bajo una premisa conceptual que sobrevoló toda la puesta en escena: los años 60.

Al ritmo de conocidos hits del mejor de los guateques, cada presentación de prendas fue alternándose con tres sesiones de improvisación de ese descacharrante equipo que es Jamming. Así, con la colaboración inestimable del público, entregado desde el primer momento de la noche, fuimos testigos de la infinita creatividad de estos cuatro chicos que ya están dando mucho que hablar en la escena teatral actual de la capital.

Un primer grupo de situaciones que jugaban con premisas elegidas por el público y textos que se iban completando sobre la marcha por palabras al azar. De este modo, y añadiendo fórmulas de mitigación/exageración en las representaciones, las risas no tardaron en aparecer. Tras el segundo desfile, una vuelta de tuerca adicional incluyendo la reproducción de sonidos y mímica para un delirante cuadro entre el surrealismo y el humor de Gila. Como traca final una única idea para dramatizar en los contextos más kafkianos (dentro del universo pijo, a modo de superhéroes, a modo macarra) así hasta un exagerado número de conversiones que hicieron las delicias de la entregada platea. A los postres, como en todo desfile que se precie, un vestido de novia dramatizado en un playback divertido y ocurrente para remarcar los diseños de 7 de Trebol.

Que la moda puede ser fría o aburrida, es mentira con ideas como las de ModaScena Madrid.

Una gran apuesta con un resultado fantástico