Cine y TV

Moon: En el lado oscuro de la luna

El Hijo del Mayor Tom. El nombre de Duncan Jones, director de la extraña y melancólica Moon (Luna, 2009), triunfadora en la última edición del Festival de Sitges, dirá muy poco al cinéfilo distraído, pero si aclaramos que antes de la mayoría de edad y de la intervención de los juzgados londinenses, su nombre era Zowie Bowie, podemos afirma sin lugar a dudas que estamos ante un experto en temas espaciales.

En el lado oscuro de la luna. Sam Rockwell interpreta a Sam, un astronauta que supervisa el trabajo de extracción de energía en el lado oscuro de la luna. Sufre sus días en la más terrible soledad, apenas acompañado por los vídeo-mensajes de una esposa fría y distante, las fotos de su hija y la compañía de un androide con la voz de Kevin Spacey (reforzada por emoticones).

El otro. Las cosas se complican sin retorno posible cuando, tras sufrir un accidente en su vehículo, Sam pierde el sentido y despierta en la enfermería de la base, con una laguna mental y la orden de no salir del recinto. Sale, claro, y al volver al vehículo accidentado se encuentra a sí mismo en el interior, agonizante.

La identidad. Moon es ciencia ficción de altos vuelos. Sin apenas efectos especiales (sólo una soberbia recreación de los páramos lunares), la película de Duncan Jones es una exploración de los laberintos de la identidad: quién seré cuando patenten mi ADN.
httpv://www.youtube.com/watch?v=4rdxxKNm_Fo

Sin duda, la opera prima del año pasado.

Moon (2009)
Dirigida por Duncan Jones, sobre un guión de Nathan Parker y protagonizada por Sam Rockwell y la siempre excepcional banda sonora de Clint Mansell. Se ha lanzado en DVD.

Imagen: Notas de Cine