Noche y Gastronomia

Muñoca: neotasca en Madrid

comedor muñoca

Las neotascas o neotabernas se han convertido en una de las principales tendencias gastronómicas en España en los últimos tiempos. Concebidas sobre la base de la renovación estética y culinaria de las tabernas de toda la vida, los ejemplos se reproducen en ciudades como Madrid al calor de la exigencia de unos precios más ajustados y unos patrones de consumo menos rígidos y formales.

Ejemplos como Laredo o Arzabal en el barrio de Retiro, El Triciclo en el Barrio de las Letras o la Tasquita de enfrente y Estado Puro en el centro de la capital, pueden considerarse con algunos matices, como buenos ejemplos de esta interesante tendencia.

En esta misma aproximación y en los alrededores de la zona que delimitan Plaza de Castilla y el Santiago Bernabéu, encontramos una muy interesante propuesta en Muñoca (Juan Ramón Jiménez 22). Definida por su dueño, el antiguo chef de Tartán, Javier Muñoz-Calero, como neotasca y terraza, en Muñoca encontramos un cuidado espacio con una barra inicial y un moderno y desenfadado comedor en tonalidades blancas y ocres  que nos resulta moderno a la vez que cálido y apetecible.

Gente guapa entre su clientela, con preferencia de treintañeros con tendencia a ciertas alegrías en la cartera. En la carta buenas materias primas en recetas sencillas y desenfadadas para compartir. Buenos tartares y ceviches, la ensaladilla heredada de Tartán, bravas reinterpretadas, una más que jugosa tortilla poco cuajada con cebolla. Un montón de opciones para todos los paladares y gustos.

Nos gustan sus seleccionadas conservas, su buen jamón con pan de cristal y tomate, su queso payoyo gaditano. En los platos de más enjundia, bien resueltos unos destacables callos con su punto juguetón de picante, gran carrillera con curry rojo, original y sabrosa y muy originales sus galletitas crujientes de cerdo rellenas de butifarra.

Buena selección de vinos y cervezas bien tiradas, amén de originales postres, de las tradicionales natillas al limón granizado y ginebra, fresco y perfecto para culminar una buena cena. No se lo pierdan.