Eventos

Nacho Vigalondo fuera de El País

Ahora que tengo más de cincuenta mil followers y me he tomado cuatro vinos podré decir mi mensaje: ¡El holocausto fue un montaje!

Este fue el tuiteo, realizado la madrugada del sábado pasado, que inició la caída del director de Los Cronocrímenes, el español Nacho Vigalondo, cuyo blog (albergado en la versión digital del diario del Grupo Prisa) desparecerá (según el director, por voluntad propia; según los medios que se ha puesto en fila para lapidarlo, por decisión corporativa) junto con la campaña que venía realizando para la versión en iPad de El País, de la que era artífice e imagen (según el director, ya había concluido; según Prisa está por confirmar, fue cancelada a razón del “escándalo”).

El tuiteo original desde la cuenta de Vigalondo fue el principio de una serie de chistes relacionado con productos vinculados a la industria del exterminio (“¿Cómo se llamaba aquella película de Spielberg? A todo gas”, “El niño del pijama de rayas se va de marcha”, “Anna Frank’s Catch Me if You Can”, “A este paso me van a aplicar la ‘Ley Schindler”…), recopiladas después por Rolling Stone y Cinemania, cuyas versiones digitales se apresuraron a erigirse en guardianes de la corrección política, y magnificando una serie de frases hasta convertirlas en pruebas de antisemitismo flagrante.

Los comentarios en cada uno de los sitios digitales donde se recoge la noticia son elocuentes de lo sensible y encendido que es el rebaño internético cuando los grandes consorcios señalan a un culpable.

Vamos, que nos va a faltar leña verde…

Fuente | Nacho Vigalondo