Libros

"Estudio en escarlata" de Arthur Conan Doyle

En 1887, el escritor escocés Arthur Conan Doyle publicó una de las novelas que pasaría a ser fundamental para el género policial. “Estudio en escarlata” es el primer relato que incluye a Sherlock Holmes como protagonista. Hoy te propongo una reseña de este clásico de la novela policíaca.

Puede sonar extraño, pero las primeras páginas de “Estudio en escarlata” sitúan la acción en Afganistán. Allí el doctor John H. Watson narra como se ve obligado a retirarse de la guerra por una lesión y, una vez recuperado y ya de regreso a Londres, conoce a un singular hombre con quien comienza a compartir vivienda: Sherlock Holmes. Como Watson no tiene prácticamente ninguna obligación que ocupe su tiempo comienza a acompañar a Holmes en sus quehaceres diarios que son de los más singulares: él se encarga de echar un poco luz en aquellos casos policiales en los que los detectives parecen haberse estancado.

De esta forma comienzan a investigar el asesinato de dos hombres, un noble y su sirviente, y poco a poco, Watson (que durante la primera parte de la novela es el narrador) va sorprendiéndose cada vez más y más por el genio analítico de Holmes que es capaz de rastrear evidencia allí donde nadie ve pistas.

La segunda mitad de la novela cambia el foco de atención hacia mediados del siglo XIX y se ambienta en los Estados Unidos. Allí un hombre y su hija adoptiva son salvados por un grupo de mormones, de morir hambrientos en medio del desierto y, por más inconexa que pueda parecer esta historia con la de Holmes y Watson, el argumento se va encontrando poco a poco con la línea narrativa en la que se habían quedado estos dos personajes.

Un clásico de la novela policial que sentó las bases para una gran saga de novelas.