Música y Teatro

Nowhere Boy: Lennon antes de Lennon

John Lennon (quien cumpliría 70 años al día de hoy) fue un músico cuyo talento se forjo en el desarraigo: el de vivir a unas calles de la casa de la madre que le había abandonado, Julia, en su natal Liverpool.

Nowhere Boy (Reino Unido-Canada, 2009), cuyo titulo es referencia a una de las canciones de The Beatles (Nowhere Man), es una cinta que narra con brio y sin sentimentalismos, los años adolescente de Lennon, y su relato se centra en el breve reencuentro entre John y su madre.

De entre la larga lista de biopics sobre los miembros y el grupo de The Beatles, Nowhere boy destaca por varias razones. Y la primera de ellas, y no menor, es que el director Sam Taylor-Wood se decantó por actores que antes que parecerse a los jóvenes músicos, resultan excelentes actores: Aaron Johnson resulta espléndido en su interpretación de un sensible y torturado Lennon.

Película para fans y aquellos que no lo sean (en ella nunca se menciona la palabra Beatles), resulta disfrutable también como un relato sobre el paso de la adolescencia a la madurez. Para los amantes de las efemérides, sin duda, uno de los grandes momentos es el encuentro de Lennon con un joven de orejas muy grandes: Paul McCartney (Thomas Brodie Sangster), y el abrazo desesperado que se prodigan, huérfanos ambos, sin nada más para enfrentar al mundo que su talento.