Excursiones y Aventura

Nuestras playas: La Costa de la Luz

image_61104

La Costa de la Luz abarca las provincias de Cádiz y Huelva, en la única costa sureña bañada por el Atlántico. Hoy hacemos un recorrido por ella.

Dejando atrás la ciudad de la Línea de la Concepción, de la que nace la península que es Gibraltar, la Costa de la Luz es una costa atlántica. La Bahía de Algeciras es, probablemente, la frontera entre el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico. En la misma punta meridional de la Península Ibérica está la población de Tarifa, una localidad extremadamente famosa entre los aficionados al windsurf o el kitesurf, puesto que sus fuertes y constantes vientos que soplan en el estrecho hacen las delicias de los practicantes de estos deportes, especialmente en la Playa Bolonia, de casi 4 kilómetros de extensión.

De hecho, la gran longitud de playas es una constante en esta zona, con playas de 4 kilómetros o más, como la Playa de la Barrosa, en Chiclana de la Frontera, la Playa Camposoto, en San Fernando o la Playa de la Ballena en Rota.

En Huelva, que forma una C con el Golfo de Cádiz, es básicamente una zona de playas muy largas y planas, en las que, debido a la mayor fuerza de las mareas del Atlántico, la fisonomía puede cambiar en unas horas. Las mareas suben y bajan con una rapidez que no conocemos los que estamos acostumbrados al Mediterráneo. En esta zona se encuentran algunas de las playas más bonitas de España, como Matalascañas (en pleno Parque Natural de Doñana) o Punta Umbría, la playa más importante de la ciudad de Huelva, llamadas en clave de humor “las playas de Sevilla”, puesto que es el lugar al que se dirigen los sevillanos para disfrutar de un día de playa. También vale mucho la pena visitar Isla Cristina, prácticamente en la frontera con Portugal.