Excursiones y Aventura

Nuestras playas: La Costa del Azahar

Peniscola

Seguimos rodeando la península, hoy nos detenemos en la Costa del Azahar, la costa de la provincia de Castellón.

Al sur del Ebro, y de Sant Carles de la Ràpita y Alcanar, los últimos pueblos costeros de Cataluña, encontramos Vinaròs y Benicarló, pueblos que combinan unas magníficas playas con un interior paradisíaco, con muchas reminiscencias de la pertenencia de esos territorios a Al-Andalus. Precisamente una de las poblaciones más valoradas por los musulmanes fue Peñíscola, que está un poco más al sur. El casco antiguo de la ciudad, coronado por el Castillo del Papa Luna está en una pequeña península separado por un brazo de tierra, lo que lo hacía fácilmente defendible puesto que ese terreno se inundaba en ocasiones. Hoy, sin embargo, ese fenómeno no se da más, dado que la construcción de un puerto lo impide. Lo que nos quedan son dos magníficas playas con vistas a un pueblo medieval que nos recuerda al de la película de Disney Enredados.

Al sur de Peñíscola está el Parc Natural de la Serra d’Irta, digno también de una visita cuando estemos veraneando en la zona, y al sur de este parque está la localidad de Alcossebre, entre cuyas playas destaca la Cala del Moro. A continuación está Torreblanca y el pueblo de Oropesa del Mar, una población conocida por el macrocomplejo turístico Marina D’Or que hoy está en decadencia a causa de la crisis, aunque Oropesa sigue siendo un destino de turismo interior muy demandado. Al sur está Benicàssim, la población famosa internacionalmente por celebrar el Festival Internacional de Benicàssim, conocido como FIB, que además está junto a la capital de la provincia, Castelló de la Plana.

La Costa del Azahar se completa con las interminables playas de la zona de Borriana, Nules, o de las de Moncofa, Xilxes, La Lllosa o Almenara.