Libros

Nuevos clásicos: From Hell (I)

Alan Moore es el dueño de dos momentos capitales en la historia de la novela gráfica. Primero inventó el género (o por lo menos le dio acta de nacimiento) con Watchmen (y de pasó dinamitó para siempre el aire camp de las historias de superhéroes). Y después reinventó a la novela gráfica misma al marcar un hito imposible de superar con From Hell (Desde el Infierno), su excesiva y violentísima recreación de la Whitechapel de fines del siglo XIX, y su aportación a la leyenda del primer asesino serial: Jack The Ripper.
nuevos-clasicos-from-hell-i
Publicada originalmente en una pequeña editorial a lo largo de diez años, en una edición y con un estilo en el trazo de Eddie Campbell que reproducía (quizá demasiado fielmente) el grafismo de la época, From Hell no se limita a la crónica roja y el psicologismo habituales en el género del serial killer.
Desde el inició de la obra sabemos la identidad del asesino y sus motivaciones (Sir William Gull, el médico real, encargado por una muy detestable Reina Madre en para ajustar las cuentas a cuatro prostitutas que intentan chantajear a la corona), pero eso no es lo que importa a la Alan Moore. Ni siquiera los abundantes detalles escabrosos (almas sensibles, abstenerse) sobre la matanza de cinco mujeres anónimas en esta cruel y gratuita vendetta aristocrática.
No: al mejor de los guionistas contemporáneos le interesa explorar dos asuntos a través de la figura de Jack el Destripador: Las mujeres y la magia.

Continúa…

Imagen: Forbidden Planet