Cine y TVMúsica y Teatro

OT no convence

La nueva temporada de Operación Triunfo no convence, y ha perdido  audiencia en las últimas emisiones. Las Galas, otrora reina indiscutibles de la parrilla, ahora sólo generan un 12,5 de share, un resultado pobre si se consideran las versiones anteriores y la inversión realizada por Telecinco.

¿Qué es lo que falla en el programa conducido por Pilar Rubio? Al cansancio del formato (rebasado por apuestas como American Idol o la aclamada Glee) se suma el desgaste de los recursos que en otra época rendían: los vídeos “tomatosos” con los momentos más candentes de la convivencia en la academia han roto con el buen rollito en un intento por revitalizar al programa, pero es que los concursante (más insulsos que nunca) no dan ni para eso.

En un intento por volver a los sentimientos que el programa había despertado antaño, Pilar Rubio cometió uno de los más graves pecados que se recuerden en OT (y eso que han ocurrido varios): si de por sí su presencia y desempeñó han sido cuestionados, en la Gala 2 la Rubio intentó acallar a quienes la critican de fría con numerosas lágrimas por Charlie, el concursante eliminado en turno. Sin embargo, y a ojos de los espectadores, las lágrimas fueron más falsas que un retoque digital. Y ahí están las cifras de la audiencia para confirmarlo…

Fuente | Periodista Digital