Noche y Gastronomia

Otto: cocina con clase en el Paseo de la Castellana

detalle restaurante otto

En los primeros números de la más emblemática calle de Madrid con permiso de la Gran Vía, abrió hace unos meses Otto (Paseo de la Castellana 8). El proyecto del popular Rosauro Varo, para más señas marido de Amaia Salamanca, es un muy bonito local que tiene asegurada su buena ración de famosos y gente vip, amén de su dosis de todos aquellos que adoran eso de estar a la última y dejarse ver.

Pero Otto es además un buen sitio donde tomar una copa bien servida o donde disfrutar de una apetitosa cena. Moderno en su concepción, decorado por el no menos famoso Tomás Alía, y con detallas epatantes como aquellas librerías de calaveras, sus fuentes y jardines verticales o sus vitrinas de tequilas junto a sus baños unisex, Otto ofrece también una muy delicada terraza que hará las delicias de los sufridos habitantes de la capital durante el verano.

Gastronómicamente, como todos los restaurantes nuevos, Otto aún necesita marcar una clara tendencia, una cocina propia pausada y con hechuras, pero lo que disfrutamos apunta muy buenas maneras e invita a repetir.

De la mano del chef Juan Heli, que ya estuvo al frente de los fogones del céntrico Hotel Me, descubrimos una cocina fresca, moderna pero a la vez sabrosa.

Interesantes entrantes como su burrata con ensalada de judías verdes- curiosa mezcla que funciona muy bien-, sus fantásticas croquetas de boletus y trufa o sus chipirones salteados con una ligera crema de cebolla.

Buenas ensaladas entre las que nos emociona la de cigalas con tomates secos y tirabeques, pastas y arroces que no desentonan y en los platos principales opciones de pescados depuradas que buscan que el producto sea el auténtico protagonista o esa hamburguesa de buey con mayonesa picante que es una de las mejores de la ciudad.

Fantástica la carta de cócteles y más que correcta su propuesta de vinos en un local que promete darnos muchas alegrías.