Excursiones y Aventura

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, vacaciones de aventura

28

¿Estás cansado de las típicas vacaciones en la playa? Atrévete a vivir una auténtica aventura en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Situado en el Pirineo Aragonés, sus imponentes picos de más de 3000 metros de altura, las impresionantes gargantas, las aguas bravas de sus ríos y sus frondosos bosques, hacen del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido un paraíso de vacaciones para los más aventureros. La naturaleza se ofrece espectacular y agreste, en un paisaje de grandes contrastes:  la extrema aridez de las zonas altas, donde el agua de lluvia y deshielo se filtra por grietas y sumideros, contrasta con los verdes valles cubiertos por bosques y prados, donde el agua forma cascadas y atraviesa cañones y barrancos.

La actividad por excelencia, como podrás suponer, es el montañismo. Ascender la cima del Monte Perdido, la tercera cima más alta de los Pirineos con 3355 metros de altura, supone una intensa sensación de logro, y permite admirar toda la belleza de los glaciares suspendidos sobre el valle. Aunque existen senderos habilitados y señalizados para la ascensión, es una actividad recomendable para expertos, ya que se trata de un paisaje bastante agreste.

Pero si no eres un alpinista experimentado, no te preocupes; existen multitud de actividades que podrás realizar en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, desde senderismo, hasta rutas en bici, pasando por barranquismo, rafting o circuitos multiaventura. En la página web de nómadas del Pirineo podrás contratar multitud de actividades, y además ofrecen también paquetes de alojamiento y aventura.

Y si te apetece un plan más tranquilo, no dudes en alojarte en alguno de los pintorescos pueblos de los valles de Añisclo, Escuaín y Pineta, como Buerba, Revilla o Tella cuyas fiestas, por cierto, son el 5 de agosto. En ellos encontrarás innumerables restos culturales, arquitectónicos y artísticos que se deben pasar por alto.

Un destino perfecto para la aventura, para el relax y, sobre todo, para disfrutar de la naturaleza y desconectar por unos días.