EventosLibros

Parra pide un año para escribir su discurso de agradecimiento

Don Quijote no cabe en un fin de semana” ha excusado Nicanor Parra, el ganador de la última edición del Premio Cervantes, y con esa explicación, ha pedido al comité de premiación un año para escribir un discurso de agradecimiento a la medida del galardón y del escritor que lleva su nombre.

Curiosa, por lo menos, resultó la ceremonia de premiación del Cervantes de este año, no sólo por la ausencia del Rey (quien habitualmente entrega el galardón), sino por la ausencia misma del ganador, quien envió a su nombre a su nieto de 19 años, y por el breve no discurso que se leyó en su nombre.

Nicanor Parra es el premiado número 37 y tercero de entre los chilenos que Espala ha distinguido con el Cervantes. El nieto del escritor, Cristóbal Ugarte Parra, ha asistido en su nombre para recibir el premio y pronunciar las palabras con las que el creador de la antipoesía recibe esta distinción.

Sin embargo, Cristóbal no leyó ningún discurso. Lejos de ello, a nombre de su abuelo, pidió que le den “una prórroga de mínimo un año” para escribir un discurso a la medida del premio y de Cervantes: “Don Quijote no cabe en un fin de semana”.

Parra, a pesar de decirse incapaz de escribir un discurso, sí que envío algunos versos para la ocasión, que su nieto leyó en la ceremonia en la Universidad de Alcalá de Henares.

Los premios son para los espíritus libres, y para los amigos del jurado

Yo soy el individuo, (Pero yo debía seguir adelante,

Debía producir.

Produje ciencia, verdades inmutables,

Produje tanagras,

Di a luz libros de miles de páginas,

Se me hinchó la cara,

Construí un fonógrafo,

La máquina de coser,

Empezaron a aparecer los primeros automóviles.

Yo soy el Individuo.

Pero no: la vida no tiene sentido

Como parte de la ceremonia, se ha depositado en la Universidad de Alcalá una máquina de escribir, propiedad de Parra, “con un poema inédito y la orden de no abrirlo hasta dentro de cincuenta años”.