Cine y TV

Person of interest: qué nos pareció el piloto

Un agente de la CIA renuncia a su trabajo la mañana del 11 de septiembre, en aras del amor… Años después, convertido en un homeless en Brooklyn, ya sin la mujer que lo hizo abandonar la intelencia (es probable que haya muerto), John Reese (Jim Caviezel)es contactado por un millonario, Finch (encarnado por el Ben de Lost, Michael Emerson), que le propone la tarea de evitar que personas inocentes mueran en crímenes violentos, evitando que ocurran. El problema es que para ese fin sólo cuentan con el número de seguridad social de alguno de los involucrados en el futuro asesinato. Un número que podría ser el de la víctima o del victimario.

¿Cómo es que Finch consigue esos números? Mediante La Máquina: un superordenador (o eso parece) que vigila al mundo entero, creado por Finch para supervisar actividades terroristas. La Máquina nos vigila las 24 horas del día, y no sólo sabe lo que hacemos y hemos hecho, sino lo que nos podría pasar…

Para evitar que La Máquina descubra lo que hace, Finch sólo extrae números de seguridad social. Cada episodio de Persona de Interés, pues, será la resolución de uno de esos crímenes futuros, al par de la historia de La Máquina , de Reese, y de Finch…

Este es el punto de partia de Person of interest, la nueva serie de la CBS, desarrollada por J.J. Abrams y Jonathan Nolan, producida por Nolan y publicitada como “la nueva serie del creador de Lost”, aunque (al parecer) afortunadamente lejos de las enredadas tramas metafísicas de aquella y de sus misterios sin resolver.

Person of interest, con su pequeño toque de ciencia ficción paranoide a la Phillp K. Dick, sin embargo, resulta de pronóstico reservado para el fan de Perdidos, y es más adecuada para quien gusta de las series de espionaje, con buenas dosis de acción.