Libros

Platero y Yo cumple 100 años

Primera_edicion_de_1914_de_PLATERO_Y_YO

Platero, el burro que inmortalizó el genial Juan Ramón Jiménez llega este año a su centenario, aunque Platero y Yo no ha perdido un ápice de su poesía.

Juan Ramón Jiménez, uno de nuestros autores más universales, que recibiera el Premio Nobel de Literatura en 1956, nació en 1881 en Moguer, Huelva. Destacó desde muy niño en la escuela, y en 1896 fue enviado por su padre a la Universidad de Sevilla para estudiar Derecho. Juan Ramón Jiménez aceptó el traslado pensando que podría desarrollar lo que él pensaba que sería su vocación, la pintura. Sin embargo, dejó Sevilla en 1899 para trasladarse a Madrid, donde empezó a tener sus primeros contactos con el mundo literario y artístico.

En 1900 publicó sus primeros textos,  Ninfeas y Almas de violetaEse mismo año fallecería su padre, lo cual supuso no sólo la pérdida de su progenitor, sino también de la fortuna familiar a manos de un pleito con el Banco de Bilbao. Juan Ramón Jiménez padecía de hiperestesia, lo que le llevaba a épocas de depresión como la que sufrió en ese momento. Sin embargo, esa época, entre la muerte de su padre y su matrimonio con Zenobia Camprubí en 1916 se considera la más prolífica del poeta, que sería una puente entre el simbolismo de finales del siglo XIX y la excelsa Generación del 27.

Platero y yo, que en un primer momento se llamó Elegía Andaluza, se publicó en 1914, y precisamente este año, en su centenario, se hará una nueva publicación. Sin embargo, este ejemplar de Platero y yo no saldrá a la venta, sino que se repartirá de forma gratuita a todas las personas que acudan a Moguer durante este año, por parte de la Fundación Zenobia, que se dedica al estudio de la obra de nuestro autor. Una cita ineludible para los amantes de la Literatura.