Cine y TV

¿Por qué las chicas prefieren a los vampiros?

Zombis o vampiros, chicos o chicas… La enorme ventaja de las metáforas cinematográficas es que nos permiten expresar asuntos esenciales de nosotros mismos sin grandes volteretas. La cuestión es: ¿Por qué las chicas prefieren a los vampiros?

por-qua-las-chicas-prefieren-a-los-vampiros

Según Charlie Higson, autor de un libro de zombis para niños (The Enemy, is out now), los vampiros representan el romance y la sexualidad para aquellos sobre conscientes de su cuerpo, su inseguridad y la aceptación social.

Desde que el buen doctor Polidori escribió la obra seminal del genero, El vampiro, basando la creación de su personaje principal en la figura muy cool, elegante y trendie de Lord Byron, el arquetipo “furioso, malo y peligroso de conocer” ha sido la constante en los vampiros. Desde Drácula hasta el Bill de True Blood. Los vampiros son una figura que concentra la violencia de los instintos, sin necesidad de pensar realmente en ellos, y la promesa de unirse a un selecto club (tras la mordida de rigor en el cuello) de esclavos de la moda europea.

Stephenie Meyer asegura que basó su Crepúsculo en Orgullo y prejuicio, pero el protagonista, interpretado por Robert Pattinson, tiene mucho del James Dean de Rebelde sin causa… a excepción, claro, de la marginalidad.

Los vampiros de Crepúsculo no sólo son hermosos, sino socialmente aceptados (y hemo-abstinentes). El icono sexual descafeinado que todo padre quiere para sus hijas.

Fuente | Guardian