Música y Teatro

Power pop: la unión perfecta entre fuerza y melodía (cuarta entrega)

Power Pop La Union Perfecta Cuarta EntregaSi bien durante los años 80s la resistencia powerpop estuvo más que activa de ambos lados del océano atlántico, fue recién durante los 90s cuando vivió una especie de segunda juventud, sobre todo por la trascendencia que terminaron logrando varios de los artistas implicados. El rock de guitarras, grunge y noise mediante, fue uno de los grandes predominantes dentro de la década. ¿Y hace falta decir que el powerpop está inscripto dentro de esa vertiente?

De repente, el llamado “rock alternativo”, de la mano de Nirvana, la Generación X y la abulia adolescente hizo una explosión mediática que terminó en uno de los bastiones musicales más importantes de la decada. Pero por detrás, en la enorme escena subterránea que hay en los Estados Unidos, muchos otros grupos apelaban a otro costado guitarrero: el de la influencia que Neil Young, Big Star, Cheap Trick, pero también toda la camada más rockera y punk habían dejado en el camino. De repente, el power pop era una realidad en toda la nación americana y algunos puntas fuera de él.

The Posies, con Ken Stringfellow, eran una de las bandas de cabecera dentro del sonido de la década; los Redd Kross eran otros de los importantes; Fountains of Wayne ponían su cuota de melodía; Superchunk revestían sus canciones de pop inmediato con una interesante carga guitarrera; y también Weezer, acaso uno de los más representativos grupos dentro de la camada, comenzaba a hacer de las suyas juntos con otros con The Rentals. Del otro lado del océano, los escoceses Teenage Fanclub eran el nombre ineludible: dignos herederos de las canciones de Chilton y Bell, con ese toque Byrdesco infaltable, parecían nacidos en territorio equivocado y llenaban de armonías superpegadizas un territorio que comenzaba a tornarse cada vez más britpop.

Y así llegamos a la actualidad, donde el powerpop, lejos de desaparecer, se encuentra latente en una gran escena underground, que sigue valorando la tradición de los Raspberries, Badfinger, Shoes o Squire. Desde el Canadá asoman bandas como los New Pornographers, Weezer acaban de editar un nuevo disco y en todas partes del mundo hay algún grupo de muchachos planteándose lo mismo a la hora de hacer una canción: lograr la unión perfecta entre fuerza y melodía.

Primera entrega
Segunda entrega
Tercera entrega

Imagen: El Asterion