Música y Teatro

Power pop: la unión perfecta entre fuerza y melodía (segunda entrega)

Power Pop La Union Perfecta Segunda Entrega

(Viene de aquí: Primera Entrega)

A pesar de toda la influencia que habían dejado los grupos fundamentales de los 60s en materia de construcción de melodías, llaméseles Byrds, Beatles, Kinks o The Who, podría decirse que todos estos formaban parte de un estadío previo, de un “proto power pop”, por ponerle un mote algo escamoso. En realidad el género como tal aparece en los primeros 70s. Es allí cuando las guitarras comienzan a cobrar el protagonismo justo, los riffs melodiosos completan todas y cada una de las canciones y ese filo más rockero, pero sin perder jamás el gusto por las armonías luminosas toma por asalto cualquier composición de los grupos de cabecera.

Y los había de ambos lados del oceano. Acaso la corriente británica no tendría tanta popularidad en aquellos año, siendo Badfinger, un grupo apadrinado por The Beatles, los que consiguieron lograr más protagonismo en el Reino Unido. Pero, en realidad, los principios de los 70s tuvieron como dueños del powerpop a los americanos. Y sobre todo a los Big Star, quienes se encargarían de sentar buena parte de las bases del género. Basados totalmente en las canciones que tanto los más gloriosos ingleses y americanos de los 60s habían dejado a disposición, pero con una actualización de sonido notable, Alex Chilton, Chris Bell y los suyos hicieron del pop de melodías y riffs de guitarra un estilo de vida en su corta vida.

Más allá de Big Star, los Estados Unidos se poblaban de bandas con las mismas intenciones, algunas haciendo más énfasis en estructuras hard rockeras, otras poniéndose a tono con lo que sería el punk y la new wave en poco tiempo más. Así aparecieron los Raspberries, acaso otros de los pioneros y unos de los primeros en ser catalogados como power pop. También The Knack se convirtieron en populares, gracias a ese hit tan conocido como “My Sharona”. Cheap Trick se convertían en otros indispensables del género, sobre todo después de la salida del disco “At Budokan”.

Ya para mediados y fines de los 70s, cuando el punk dominaba la escena de bandas independientes de uno y otro lado del Atlántico, ahí fue cuando el power pop cobraba todavía más fuerzas, más vigor y también comenzaba a difundirse entre la juventud, por fuera de las radios y de los charts. En los Estados Unidos se hacían fuertes The Beat, The Romantics, los Flamin’ Groovies, también grupos más ignotos -pero igual de geniales- como The Plimsouls, The Nerves (con Paul Collins de The Beat, autores originales del “Hanging on the telephone” de Blondie), The Shoes o The Rubinoos. Mientras tanto, en Inglaterra el mod revival y la new wave habían sabido recibir buena educación del punk y el power pop anterior. Pero ese es un capítulo que merece ser narrado en su debido momento…

httpv://www.youtube.com/watch?v=eIsjXPc7VGg

Imagen: Rock Candy Mountain