Cine y TV

¿Que hacer cuando has de hacer algo?

Amor y Letras_1

Cuando tu vida llega a un callejón sin salida, cuando la sensación es de incertidumbre y desasosiego. Cuando piensas que nada de lo que hiciste sirvió….

Es precisamente en este momento en el que te vienes abajo, cuando te invade una increíble nostalgia, cuando pararíamos el reloj del tiempo y volveríamos a tiempos pasados, tiempos mejores posiblemente. Desgraciadamente esto no es posible, debemos enfrentarnos a nuestros fracasos y miedos continuamente, y cuando más creemos que no vamos a ser capaces de remontar es cuando la vida más nos sorprende.

Esto le va a pasar a Jesse Fisher (Radnor), que cansado de su trabajo y su vida, con un presente y futuro digamos carente de expectativas  y lleno de incertidumbres, regresa a la que fue su universidad para la cena de jubilación del que había sido su profesor favorito.

En ningún caso podía prever Jesse que un simple reencuentro con su pasado iba a cambiarle tanto la vida. La universidad seguía como él la recordaba, pero lo que lo hace cambiar de sensaciones no es la universidad en sí, sino  una bonita estudiante llamada Zibby de 19 años.

Zibby va a alterar todos los sentidos de Jesse. Ambos se van a enfrentar a una atracción y a un romance sin precedentes para ellos.

Amor y Letras es una comedia romántica, de una exquisita ternura. Brillante en conversaciones y contenido, que nos pone en la tesitura de las barreras del amor y la edad.

¿El amor lo puede todo? ¿Somos capaces de enfrentarnos a cualquier cosa cuando no manda nuestra cabeza?

Josh Radnor (Jesse Fisher en la película), director y productor  de esta película, siembra el camino al debate. Un adulto de treinta y cinco años rendido al amor de una chica de 19. Una chica madura para su edad y dispuesta a luchar por su vida y su futuro a su manera. ¿Es esto posible? ¿Puede una persona olvidarse del mundo para construir el suyo propio, enfrentándose a lo que haga falta para conseguirlo?

¿Tú que crees?

  • newshub.es/ noticias/

    lo vere sin falta