Música y Teatro

Recordando a Richard Wright

Recordando A Richard Wright

El lunes 15 de septiembre no será recordado de manera alegre por cualquier aficionado a Pink Floyd que exista en el mundo entero. Es que en ese día le tocó abandonar el mundo de los mortales a Richard Wright, uno de los miembros fundadores de la banda y partícipe en todas las más importantes etapas de la misma, fallecía víctima de un cáncer que no le dio tiempo para reacción. Tenía 65 años de edad. La vida musical suele ser algo injusta con los tecladistas, siempre relegados lejos de los flashes y la popularidad. Pero lo cierto es que Rick Wright fue una de las piedras fundamentales dentro del grupo.

Comenzó con la banda de Cambridge desde su misma formación, adueñándose de los teclados en aquellos primeros y alocados años de Pink Floyd. Eran las épocas donde el genio creativo estaba centrado casi de lleno en el brillante talento de Syd Barrett, aunque luego el tan genial como díscolo compositor abandonara el barco. Y ahí justamente fue donde Wright cobró más protagonismo, siendo uno de los que se encargaría de aportar una parte importante del distintivo sonido de la banda.

Aunque siempre opacado por las figuras de Roger Waters o David Gilmour, Wright tuvo un peso específico fundamental en discos como “Dark side of the moon” o “Wish you were here”, acaso los más famosos de la banda durante los 70s. Con un sonido de teclados y sintetizadores totalmente único, basado en las texturas, la creación de atmósferas y una constante sensación etérea y espacial que se arremolina por detrás de sus colchones sónicos, Rick se configuró como una de las marcas registradas del resultado sonoro final de la banda.

Wright tan sólo estuvo alejado de Pink Floyd durante el lanzamiento de “The final cut”, album de 1983 que el grupo inglés editaría antes de una larga separación. Pero sí estuvo involucrado en todas las otras apariciones que la banda había tenido; incluso la última, con motivo del Live 8 de 2005. Se especula que en estos momentos se encontraba componiendo o grabando un disco instrumental. Tal vez sea el último registro que un recordado tecladista ha dejado sobre la faz de la tierra.

Fuente: Disco Rayado | Imagen: El Morsa