Cine y TV

Red State (Crítica)

Escrita y dirigida por Kevin Smith, Red State es su primera incursión en el cine de terror, y con ella logra la que es, sin duda, su mejor cinta a la fecha: intensa, enferma, rabiosamente antirreligiosa y llena de una despiada crítica a las políticas antiterroristas de su país: Estados Unidos.

Y ese es el centro del relato de Red State: unos Estados Unidos divididos. De un lado, una sociedad apática. Por el otro, los grupos de odio religioso que buscan devolver al Wasp Power todo su esplendor.

Red State es en apariencia otro filme de terror adolescente: un grupo de amiguete contacta por internet a una mujer madura que les promete la noche de sus vidas. Asisten, sólo para encontrarse en manos de una congregación religiosa, Los Cinco Puntos (cuyas prácticas han hecho que incluso los neonazis se distancien de ellos).

Desde ese momento, la cinta no da descanso al espectador, presentando uno de los villanos más adyectos del cine reciente: Abin Cooper (Michael Parks), un predicador que oficia la palabra del Señor con un homosexual recubierto de plástio atado a una cruz, para que no salpique cuando sea ajusticiado…

Congregaciones que cantan plácidamente mientras se preparan los cruentos sacrificios de los pecadores, un sheriff cobarde, amas de casa que se enfrentan a grupos antiterroristas con metralletas (una de ellas interrumpe la defensa para servir una tasa de te), John Goodman en el papel de un agente gubernamental que no sabe muy bien en la que se metió y que, al final de una terrible batalla, deberá enfrentarse con las mismísimas trompetas del Juicio Final…

El Clerk ha crecido.

Desgraciadamente, Red State no tiene fecha de estreno prevista para España o Hispanoamérica.

Un comentario en “Red State (Crítica)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>