Bienestar

Relax urbano: Sevilla

La vida en la ciudad resulta a veces muy estresante, y a menudo nos vemos obligados a huir en busca de lugares tranquilos, llenos de paz, que nos carguen las pilas para enfrentarnos de nuevo a la semana. Pero para aquellos que no tienen la suerte de poder escaparse un fin de semana, existen pequeños rincones que nos hacen frenar y desconectar, aunque sólo sea por unas horas.

Uno de estos lugares se encuentra en pleno barrio de Santa Cruz, en Sevilla. El sólo hecho de pasear por sus callejuelas, testigos de tantos años de historia, ya es todo un placer para los sentidos. Nos detenemos en la calle Aire, ante una imponente casa palacio del siglo XVI, convertida actualmente en Aire de Sevilla, un balneario urbano con mucho que ofrecer. Nada más entrar, nos invade el olor a incienso y a esencias naturales y parecemos retroceder en el tiempo, pues el palacio conserva vestigios romanos y de arquitectura mudéjar.

Los baños de agua termal se convierten en un recreo para el cuerpo y el espíritu, en el sosiego de los sentidos; un tesoro que supieron apreciar muy bien los romanos y los musulmanes. Y aunque el último baño árabe o Hammam desapareció de Sevilla en el siglo XVII, Aire de Sevilla nos oferta su esencia: la relajación a través del agua. El recorrido incluye diversas estancias, entre las que podemos encontrar la sala de los mil chorros, una terma de agua salada o una sala de aguas, con termas a diferentes temperaturas. Ofrecen además todo tipo de tratamientos y terapias, con precios variables entre los 24€ y los 110€. En definitiva, un lugar en el que lo único obligatorio es relajarse.