Música y Teatro

Rescate Emotivo: Dexys Midnight Runners

Los Dexys Midnight Runners son, sin duda alguna, una de las bandas más menospreciadas que existen en la historia de la música inglesa. Como suele suceder en ese ambiente tan particular que son las islas británicas, allí son una banda de culto, pero el mundo sólo los conoce por ser los responsables de aquel hit de los 80s llamado “Come on Eileen”. Así es como más de un trasnochado se ha encargado de ponerlos a la altura de “one hit wonders”, desconociendo el enorme legado que la banda de Birmingham dejó a lo largo de sus tres discos.

De ninguna manera los Dexys son una banda de un solo hit. Y este es un error conceptual por donde se lo mire. Si nos referimos al ámbito estrictamente mercantilista, nos topamos conque los Dexys también tuvieron otro número 1. La canción “Geno”, ese himno soul dedicado al cantante Geno Washington, también escaló a esa posición en el Reino Unido. Pero, lo que importa, no son una banda de esas características porque sus discos están repletos de canciones inolvidables, mucho más allá de lo que dicta la lógica del mainstream.

Los Dexys son un fenómeno típicamente inglés de la época de la new-wave y el after punk. Mientras Public Image Ltd., con Johnny Lyndon a la cabeza se encargaba de mechar punk, con kraut rock y dub en un combo explosivo, los Specials rescataban los sonidos jamaiquinos de principios de los 60s o los Soft Boys procedían a mezclar furia con psicodelia, los Dexys se anclaban a sus colecciones de discos de northern soul. Por eso los vientos omnipresentes en todas las canciones, teñidas de ese pop y ese humor tan típicamente británico y un cantante que no intentaba ser negro, sino que esgrimía sus cuerdas vocales con lo que tenía a mano. Y era el alma mater: la diferencia allí la marcaba el enorme Kevin Rowland.

Tan sólo tres discos dejaron los Dexys: el explosivo y juvenil “Searching for the young soul rebels” (1980), el hitero “Too-Rye-Ay” (1982) y la obra de la madurez, el magnífico “Don’t stand me down” (1985). Legado suficiente como para dejarle en claro a las próximas generaciones que existe una manera elegante, sofisticada y divertida de hacer soul sin ser de raza negra y sin pretender serlo. Muchos recordarán a los Dexys por “Come on Eileen”, pero lo cierto es que basta con observar algunas otras memorables que hicieron como para darse cuenta que eran mucho más que una sola canción.

httpv://www.youtube.com/watch?v=6-avJdGnHe0