Música y Teatro

Rescate Emotivo: Los Flechazos

Rescate Emotivo Los Flechazos

Siempre es mucho más fácil identificar a los años 80s como los años de Madonna, Michael Jackson, Erasure, Depeche Mode o George Michael. El bombardeo mediático que ponía a estos artistas en la cabeza del cartel inevitablemente hizo que quedaran tapados otros años 80s. Para muchos grupos juveniles del mundo entero esa década tuvo un sabor muy distinto. Los suburbios de la música se encargaban de producir las primeras olas revisionistas y, por ende, muchos géneros comenzaban a ganar vida silenciosamente. E incluso lo hacían cuando parecía que esa lectura no iba a llegar a tener demasiado tiempo de vida o cuando otros lo habían hecho antes.

Corría ya la primera mitad de los años 80s y España ya había tenido su correspondiente revival mod que vino conjuntamente con la new wave. Grupos como Los Elegantes o Brighton 64 habían comandado la movida en puntos específicos, pero sin demasiada trascendencia. Recién sobre finales de la década, de la mano del primer disco de Los Flechazos, esta tomaría su mejor forma y su punto más alto. Toda la frescura y el desparpajo que le faltaba a las otras bandas, en los de Alex Díez estaba de sobra.

Oriundos de León, un territorio no tan común como para que salgan bandas de estas características, Los Flechazos se dedicaron a rescatar los mejores matices de los años 80s y adaptarlos a sus propios gustos, dándole una vuelta de tuerca que los hacía sonar totalmente actuales, a pesar de ser rescatistas sonoros. Versiones de clásicos de soul, muchos discos escuchados de The Who, The Creation y Small Faces, pero también ese filo punk tan propio de The Jam y las otras bandas de la new wave y mod revival ingleses, todo en un marco de canción que no rehusa a la melodía en ningún momento. Ni más ni menos que eso eran Los Flechazos. Un grupo que supo sintetizar en un puñado de discos (acaso los dos más recomendables son “Viviendo en la era pop” -1988- y “Preparados! Listos! Ya! -1991-) todo lo selecto del paladar mod en una sola banda totalmente pop.

Si bien el grupo continuó hasta entrados los años 90s, el sonido de la banda fue mutando hacia lo que sería el próximo proyecto de Alex Díez dentro de la música: Cooper. Allí los sonidos de bandas powerpop como Teenage Fanclub o Big Star tienen una fuerte presencia, pero sin olvidar las raíces omnipresentes que hicieron que la banda tenga un nombre dentro del pop español de todos los tiempos. Por eso mismo, hay que agradecer que nada muere y todo se transforma. Así podemos seguir disfrutando de la excelente calidad compositiva de uno de los mayores talentos ocultos de la España de los últimos tiempos.

httpv://www.youtube.com/watch?v=Wt69d9wYplI

Fuente e imagen: Retromúsica 1 | Retromúsica 2