Cine y TV

‘Riddick’ – Vuelve el hombre

Póster 'Riddick'El pasado 6 de septiembre llegaba a nuestros cines ‘Riddick’, la tercera entrega del personaje protagonizado por Vin Diesel y creado por Jim y Ken Wheat. David Twohy vuelve por tercera vez como guionista y director de esta secuela que es en realidad una vuelta a los orígenes, un retorno al ambiente opresivo, desolado y terrorífico de ‘Pitch Black’ (2000). La película, que tiene un cierto toque clásico y de género, es básicamente una oda al personaje principal que no puede decepcionar, ya que es absolutamente justa con su propuesta.

El título de la crítica puede recordar a un anuncio de colonia, y es intencionado. ‘Riddick’ no es un anuncio en sí misma, pero si un constante ensalzamiento del personaje protagonista y su virilidad. El ex militar interpretado por Vin Diesel hace buena esa máxima latina del citior, altior, fortior. Él sobrevive donde otros perecerían, él vence a enemigos ante los que otros caerían derrotados, él es siempre el más listo de la sala, siempre tiene un plan y, desde luego, siempre acaba llevándose a la chica. Toda la película gira entorno a este lucimiento personal, lo cual le convierte en una especie de James Bond postapocalíptico y no implica necesariamente que no pueda ser entretenida. De hecho lo es.

Imagen de 'Riddick'Es esta entrega el infame Riddick es traicionado por aquellos que le convirtieron en su gobernante y abandonado en un planeta desolado y poblado por depredadores alienígenas. Allí se da cuenta que sus largos periodos en la civilización lo han domesticado, y que necesita recuperar su lado más salvaje si quiere sobrevivir en ese infierno. Su única vía de escape es activar una baliza de emergencia que atraiga la atención de alguna nave. El problema es que una de las naves que responden a la llamada está tripulada por mercenarios que quieren cobrar el precio por su cabeza. La otra, la comanda un hombre que tiene una deuda pendiente, y de carácter personal, con Riddick.

En ‘Riddick’ resulta manifiesto el interés del director y guionista David Twohy en recuperar la esencia de la primera entrega, ‘Pitch Black’. ‘Las crónicas de Riddick’ (2004), cuyo presupuesto cuadriplicaba el de su predecesora, no respondió en taquilla como se esperaba, lo que hizo que hayamos tenido que esperar casi diez años para la llegada de esta secuela, posible solo gracias a que Diesel y Twohy adquirieron en 2009 los derechos de la franquicia. ‘Riddick’ vuelve a ser una película donde el terror juega un papel importante, de ambiente tenso y sensación de vulnerabilidad, donde un pequeño grupo de personas con vínculos frágiles entre ellas se ven obligados a enfrentarse a un entorno hostil y letal. Todo girando alrededor de un Riddick que vuelve a estar en su salsa, salvaje y desatado, pero sin traspasar la línea que separa al héroe del villano.

Imagen de 'Riddick'

Algo que me ha sorprendido gratamente de la película, y creo que está relacionado con ese toque clásico que os comentaba un poco más arriba, es que posee una estructura clara de introducción, nudo y desenlace. Algo tan básico pero que en el blockbuster de hoy en día no es muy habitual. En la primera parte de la cinta vemos a un Riddick solitario que, reveses de la vida, las está pasando muy canutas para sobrevivir en un infierno de depredadores y fieras salvajes. Como mi compañera de butaca comentaba, este segmento  es como una especie de documental que a personalidades impacientes puede parecerles lento o que tarda en arrancar. A partir de aquí empieza la acción más movida con la llegada de nuevos personajes que intentarán, en vano, buscarle las cosquillas a nuestro James Bond con gafas de sol. La parte final incluye un componente de terror, un enemigo externo y común que acecha en la noche y que hace que la trama se convierta ya en una pura lucha por la supervivencia.

Imagen de 'Riddick'A nivel actoral es un detalle curioso y friki que la chica de la película sea Katee Sackhoff, quien para muchos ha sido elevada al altar de los mitos eróticos por su papel de Starbuck en la serie ‘Battlestar Galactica’ (2004). También tenemos a un patrio Jordi Mollà a quien  de nuevo le toca hacer de malo muy malo (y muy tonto). Un personaje muy plano que tiene la mala suerte de ser el antagonista de Riddick, y eso ya sabemos todos que significa dolor. Me está gustando también el trabajo del ex luchador Dave Bautista, que primero en ‘El hombre de los puños de hierro’ (2012) y ahora aquí, se está haciendo poco a poco un hueco en el cine de acción como “tío enorme y cachas”.

Creo que una buena conclusión es decir que ‘Riddick’ no engaña a nadie. Ofrece exactamente lo que promete y lo que el espectador debería esperar de ella. Me parece un acierto haber sabido corregir, haberse olvidado de la grandilocuencia y carácter épico de la segunda aparte para volver a contar una historia pequeña, aunque no por ello menos interesante, con esa factura “a la antigua”. Recomendada para fans de este tipo de cine o directamente del personaje.

3 estrellas3

Película: Riddick. Dirección y guion: David Twohy. País: USA. Año: 2013. Duración: 119 min. Género: Ciencia-ficción / acción / terror. Estreno en España: 6 Septiembre 2013.