Noche y Gastronomia

Sala Razzmatazz, la fiesta más alternativa

image

La noche en Barcelona puede ser de miles de colores. Ciudad cosmopolita como ninguna, de fusiones, dónde todo el mundo puede encontrar su lugar. Uno de esos lugares es la Sala Razzmatazz, un sitio perfecto para salir, uno de los referentes de la cultura y del ocio nacional e internacional, todo un emblema de la noche barcelonesa.

Situada en el barrio del Poble Nou, sus paradas de metro más cercanas son Marina (Línea 1) y Bogatell (Línea 4). El edificio se adapta sin problema al entorno industrial, ya que era una antigua fábrica. Su fachada, que es un símbolo por sí misma, deja ver su interior a través de los cristales, por lo que es mucho más impresionante por la noche. Por dentro, el estilo industrial se mantiene.

La sala actual se abrió en el año 2000, como heredera de la mítica Sala Zeleste, y cogió su nombre de la canción del mismo título de la banda británica Pulp. Su mayor atractivo es que es a la vez sala de conciertos y discoteca. Como sala de conciertos es el lugar para las bandas escritas con mayúsculas y minúsculas también, ya que desde sus sesiones de club se apoyan a todas las formaciones. Como discoteca, ofrece cinco espacios diferenciados con los mejores DJ’s y las últimas tendencias en música independiente, ya sea rock, techno o electrónica.

En definitiva, un lugar donde no sólo se puede disfrutar de la fiesta, sino también de la música, todo ello en un ambiente de lo más alternativo e internacional. La única pega, el precio: 18 euros en la puerta y entre 12 y 15 anticipada. Quizá no sea un lugar al que ir cada fin de semana, pero es casi obligatorio visitarla, aunque sea una vez, para los amantes de la música independiente.