Libros

Se prohíbe la traducción de ¡Indignaos! en China

Success - word written on a blackboard with a Chinese translation

Según versiones de su editor, pesaría una prohibición para que el  libro ¡Indignaos!, de Stéphane Hessel, se traduzca al chino.

Según señala Jean-Pierre Barou, editor del libro sobre los movimientos sociales que han poblado las plazas globales a últimas fechas (y paradójicamente, un éxito de ventas) el gobierno chino “está presionando” para impedir que la obra de Stéphane Hessel sea traducida al mandarín.

Según versiones de Barou, estas presiones habrían logrado que la editorial que iba a publicarlo en China, Beijind Fonghong Media Co., cancelase su lanzamiento.

¡Indignaos!, un volumen de 32 páginas, citada como la Biblia de los indignados, ha vendido medio millón de copias en España. A decir de su editor se trata de una obra que “abre un nuevo espacio mental y favorece el levantamiento de las conciencias”, y que su misma naturaleza es la que ha puesto en alerta a las autoridades chinas. ¿Merece ya un lugar en los cursos de periodismo?

La denuncia de esta prohibición en China sucedió mientras Barou presentaba una nueva edición de ¡Indignaos!, corregida y aumentada con casos documentados en China y Estados Unidos y China, a distribuirse en Francia.

A pesar de su éxito de ventas, y que se puede conseguir en cualquier librería, su editor insiste en que ¡Indignaos! “se ha convertido en una especie de ‘samizdat‘ planetaria”. Las samizdat eran las obras proscriptas que se imprimían y distribuían clandestinamente durante el régimen soviético.

La nueva edición incluye testimonios sobre la ciudad siria de Homs (sede de las revueltas contra el régimen de Bashar al Assad) y sobre la detención del empresario ruso, Mijail Jodorkovsky, entre un 25% de textos inéditos y un 50% de elementos suplementarios, con correcciones demandadas por los lectores y el anexo “la fabulosa historia de íIndignaos!”.