Música y Teatro

Shack: el secreto mejor guardado del pop británico

Shack El Secreto Mejor Guardado Del Pop BritanicoDecir de una banda que es el secreto mejor guardado del pop británico posiblemente sea una lisa y llana exageración. Pero bueno, así somos los periodistas cuando nos gusta algun grupo a rabiar, entramos en un momento de obsesión con él y creemos sin ningún tipo de duda que esa calificación que les esgrimimos es totalmente cierta. En un lugar con tanta cantidad de melodías preciosistas, tantos grupos de canciones perfectas que pasaron sin pena ni gloria, es casi una herejía afirmar eso. De todos modos, podemos estar totalmente seguros que Shack, la banda liderada por el ex Pale Fountains -otros injustamente olvidados- Mike Head compite tranquilamente para obtener dicho cetro.

Comenzados a andar allá por finales de los 80s, los Shack comenzaron a demostrar una exquisita unión  de armonías propias de la tradición de guitarras cristalinas de los 60s con una vuelta de tuerca indudablemente liverpuliense: los guiños de The Beatles, pero también de Echo and the Bunnymen y The Teardrop Explodes se hacen presentes en sus primeros discos. Acaso dentro de esos dos de la etapa primaria, el más recordado sea “Waterpistol”. Pero sobre todo por su disparatada historia.

Grabado originalmente en 1991, durante mucho tiempo se creyó que las cintas habían sido destruidas en un incendio que sufrió el estudio. Pero lo cierto era que estaban en un coche que Mike había rentado, por lo que pudieron recuperarlas. Demasiado tarde: el sello ya no estaba interesado en editar el disco, que recién vería la luz en 1995. Una verdadera lástima para un disco que podría haber sido en ese momento un firme competidor de bandas como Stone Roses y Charlatans, aunque en un plan más psicodélico y reposado.

Los finales de los 90s encontraron a la banda en plena forma y escribiendo canciones repletas de melodías inolvidables. De ese período, el “H.M.S. Fable” (1999) sigue siendo la mejor muestra del potencial guitarrero y conmovedor de una banda que controlaba sus canciones hasta el más mínimo detalle. De todos modos, siempre parecieron estar a un paso de distancia (atrás, al frente o hacia los costados, como prefieran) del resto de las bandas coetáneas. Eso, tal vez, ha hecho que hoy sus composiciones no tengan fecha de vencimiento y puedan ser revisitadas una y otra vez.

Tremendamente influyentes en otros grupos relacionados generacionalmente (Oasis es el ejemplo más claro), estos amantes enfermizos del mejor pop de los 60s, pero lo suficientemente astutos como para hacer sonar sus canciones actuales y atemporales,  siempre han quedado relegados por sus camaradas. Por lo pronto, Shack sigue en actividad y goza de muy buena salud. Hace menos de un año “Time machine”, un imperdible recopilatorio para los que no conocen la banda, se echaba a las calles, como pidiendo por favor que el tiempo haga justicia de una buena vez y le posibilite a esta gran banda abandonar su estado cuasi oculto.

httpv://www.youtube.com/watch?v=vQ_b2-Yx3qU&feature=related

Imagen: Cluas