Cine y TV

Sherlock Holmes según la BBC

Depositphotos_8315588_s

Lo primero que se piensa al escuchar la idea tras el Sherlock Holmes de la BBC (el famoso detective colocado en el mundo actual, rejuvenecido y potenciado) es el reversión que hizo Guy Ritchie con Downey Jr. como la versión Siglo XXI del detective de Baker Street. Y lo primero que se piensa después de ver el piloto de esta serie producida por los responsables de Doctor Who es que Guy Rictchie debería mirar para otro lado.

Y es que la serie protagonizada por Bennedict Cumberbatch como un rejuvenecido, cruel y androgino Sherlock Holmes (homosexual pero “casado con su trabajo”) y Martin “Bilbo” Freeman como un Doctor Holmes (que cojea, como Gregory House) es una delicia para los lectores de Conan Doyle y los que no conocen o no gustan de los relatos originales, tanto en la implecable factura de los tres episodios de la primera temporada, como en la inteligente y divertida actualización de las herramientas del detective: los SMS sustituyen al telégrafo, y los procesos mentales de Sherlock aparecen en pantalla como sorprendentes mapas conceptuales en pantalla.

Sin renunciar a la cita y el homenaje literarios
(el primer episodio se titula “Estudio en Rosa”), Sherlock Holmes ofrece un tono que nunca baja la guardia y un ritmo endiablado a lo largo de la hora y media que dura cada episodio.

Una demostración de que a los viejos mitos no se les renueva a golpe de videoclip y presupuesto, sino recuperando su esencia.