Libros

Sigue el culebrón del Diccionario Biográfico

A juicio de un colectivo las biografías del dictador Francisco Franco, Manuel Azaña, Santiago Carrillo y Carlos Asensio Cabanillas, entre otros, incluidas dentro del Diccionario Biográfico Español podrían ser una injuria para cada una de las víctimas de la dictadura española, y instrumentos para difundir informaciones injuriosas y que llegarían al punto de justificar el genocidio.

Por ello, este colectivo ciudadano ha presentado una denuncia ante la Fiscalía Superior de Andalucía contra los redactores de las entradas del diccionario biográfico preparado por la Real Academia de la Historia.

La acusación incluye al director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes, y el director técnico del Diccionario Bibliográfico Español, Jaime Olmedo Ramos, y a los siete autores responsables de las entradas biográficas.

Al frente de los denunciantes está el profesor de la Universidad de Granada, Emilio García Wiedemann, quien asegura que el tratamiento dado al Golpe de Estado de 1936 “falsifica” y “manipula” los hechos, al punto de calificar al sangriento régimen franquista como “una cruzada o guerra de liberación”. A Franco se le define como “autoritario pero no totalitario”. Ninguna de las entradas “señala que la represión de Franco sesgó la vida de entre 130.000 y 150.000 personas durante la guerra”.

La denuncia tiene la intención de lograr el secuestro de los tomos que contengan esas entradas “injuriosas”, su cotejo y reelaboración de acuerdo a la Ley de Memoria Histórica y la devolución de los 5,8 millones de euros que la la Real Academia de la Historia recibió para elaborar su Diccionario.

Fuente | EP