Libros

Sonríe o muere, de Barbara Ehrenreich: contra El Secreto

El Secreto (Urano, 2007), de Rhonda Byrne, lleva tres años en la lista de los libros más vendidos. Se trata de un manual sobre la “ley de la atracción”, y propone la tesis de que los pensamientos pueden moldea la realidad. Byrne asegura que “todo lo que llega en esta vida es porque lo has atraído” Según la autora, esta fórmula permite desde “amasar grandes fortunas” hasta la cura de “dolores crónicos”.

Sin embargo, Barbara Ehrenreich no le cree, y ha publicado su ensayo Sonríe o muere (Turner), una disección implacable del pensamiento positivo.

En Sonríe o muere, Barbara Ehrenreich pone en duda que, como asegura El Secreto, la única diferencia entre pobres y ricos es que ellos utilizan sus pensamientos positivos para atraer la riqueza, y que los pobres son derrotistas presas de su pesimismo: “todo pensamiento, sentimiento o emoción negativos bloquea que lo bueno llegue a ti; eso incluye el dinero”.

Barbara Ehrenreich recuerda la frase de uno de los ideólogos más citados en El secreto, Bob Proctor:Por qué crees que el 1% de la población gana aproximadamente el 96% del dinero del mundo? ¿Crees que es por casualidad? Es porque entienden algo. Entienden ‘El Secreto’. Y tú estás siendo introducido al mismo”.

Para el pensamiento positivo, no hay desigualdades sociales, sino meros “estados mentales”. Una conclusión a la que llega Barbara Ehrenreich tras analizar títulos como Piense y hágase rico, Riqueza más allá de la razón o Los secretos de la mente millonaria. Libros en lo que es compun hallar frases como “Póngase una mano en el corazón y diga: ¡Bendigo a la gente rica!’ ¡Amo a la gente rica!’ Yo también voy a ser una de esas personas ricas!”.

Ehrenreich dice que el pensamiento positivo intenta hacer de “estado anímico” una “fuerza ideológica y cultural”, que niega la realidad y culpa a cada cual de le ocurre en la vida. La esencia del nuevo pensamiento capitalista estadounidense.

.“La cultura consumista fomenta que los individuos quieran más y el pensamiento positivo está ahí al quite para decirle a cada uno que se merece más, y que puede conseguirlo si de verdad lo desea”, dice Ehrenreich. El pensamiento positivo no sólo tranquiliza a amas de casa estradas, también justifica y “defiende los aspectos más crueles” del libre mercado.

“Si tu negocio quiebra o te quedas sin trabajo, será porque no te esforzaste lo suficiente, porque no creías con la suficiente firmeza en que tu propio éxito era inevitable”.

Fuente | Público

  • http://www.blogdelibros.com Novedades literatura

    Muy interesante, va link en mi próximo Lo mejor de la quincena, saludos!

  • Lourdes

    Ya era hora de que alguien denunciara una falacia tan grave de nuestra época. Ha sido muy valiente al enfrentarse así a los “poderes fácticos”. Era como una plaga que se extendía en el pensamiento de tantas personas, que la afirman sin saber muy bien de qué va, y que, si la discutías, ya te veían como un bicho raro o un/a inadaptado/a. No es extraño que cuajara en la sociedad estadounidense, con esa mentalidad tan arraigada de autoafirmación indiscriminada, de individualismo ciego que roza el más puro egoísmo, de una mal llamada autosuperación enfermiza, así como de unos orígenes basados en sociedades secretas -que todavía se recrean hasta en clubes infantiles y juveniles-, en juegos de poder maquiavélicos, en círculos de poder cerrados y hereditarios (p. e. el clan Bush), en una imagen colectiva y una diferenciación entre “nosotros” y “ellos” cercana a la de una secta… así como tan infantiloide y fácil de manipular por todos esos poderes que la han egendrado y continúan salvaguardando, evitando que se desarrolle y exprese con naturalidad, como un árbol en una maceta, más manejable y fácil de moldear.
    Bueno, no se trata de discutir los valores positivos -que los tiene, y muchos-, ni los negativos de la cultura norteamericana, pero sí es muy de agradecer el esfuerzo por evitar que tantas y tantas personas, e incluso partes de la sociedad más frágiles se vean condicionadas, manipuladas, coartadas, desplazadas, acomplejadas, negadas… a beneficio, para más inri, de las más acomodadas, ambiciosas, cínicas, soberbias y egoístas. Tampoco pretendo hacer maniqueísmo, sino llamar la atención, como nunca se ha dejado de hacer, sobre las injusticias que tanto daño hacen.
    En resumen: gracias por denunciar con tanta lucidez esta cuestión, y haciendo hincapié además en la solidaridad, el sentido común y el pensamiento crítico. Gracias y que siga conociéndose su labor, su mensaje, como “antibiótico” contra esta grave “enfermedad”.

  • Pingback: Lo mejor de la quincena :: Blog de Libros

  • http://www.recetariogratis.com/parrilladas-brocheta-de-verduras/ Keila receta de verduras

    Esta interesante, lo tengo que tener  y estoy totalmente de acuerdo con la ley de la atraccion inconciente o conciente.
    somos lo que pensamos, sin duda

  • http://oscarluviano.blogspot.com/ Óscar Luviano

    En realidad, la autora de este libro está en contra de esa idea.