Cine y TV

‘Star Trek: En la oscuridad’, más y mejor.

Poster 2 'Star Trek: En la oscuridad'El pasado 5 de julio se estrenó en España Star Trek: En la oscuridad, la segunda entrega de la versión cinematográfica dirigida por J.J. Abrams basándose en la popular serie de televisión galáctica creada por Gene Roddenberry a mediados de los 60.

Algunas veces pasa (pocas), que la segunda parte de una película supera a la primera en todos los aspectos, que se cumple esa cita de “más y mejor”. La ‘Terminator 2′ de James Cameron es un buen ejemplo así como, y esto es muy personal, no quisiera desatar la ira de nadie, ‘El imperio contraataca’ es otro. Curioso, todo queda en la “casa” de la ciencia ficción. Creo que  ‘Star Trek: En la oscuridad’ es otro de esos ejemplos.

Imagen 'Star Trek: En la oscuridad'El director J.J. Abrams sorprendió gratamente a los siempre difíciles trekkies cuando en 2009 presentó un reboot de la serie original de los años 60 que se tomaba la libertad de crear toda una línea de tiempo paralela en la que el padre de Kirk moría, el planeta Vulcano era destruido y teníamos a un Spock desdoblado entre  homenaje y  punto de unión de ambos mundos. Un recurso más que original y brillantemente adecuado para acometer el desafío de coger un pilar de la ciencia ficción como es la serie original de Star Trek y traerla, “a máxima potencia”, a nuestros días. Estaba claro que este reboot iba a tener dos clases de público y Abrams se las ha apañó para contentarlos a ambos. Por una parte están los trekkies de toda la vida, que acudían a la sala de cine con una ceja levantada y un arsenal de improperios preparados “por si acaso”. Puristas a parte, estos los hay y siempre los habrá, Abrams consiguió meterse a los fans de la saga en el bolsillo con un expreso cuidado por incluir guiños y referencias constantes a la serie original. Si a esto le sumamos una factura excelente, el resultado es el que fue: La mayoría de trekkies quedaron contentos con el resultado y ávidos de más. El otro tipo de espectador al que ‘Star Trek’ se enfrentaba era precisamente el representado por el propio director y su equipo, es decir, la gente que nunca había sido fan de la saga galáctica e incluso los más jóvenes que ni siquiera habían oído hablar de ella. Puede parecer un sacrilegio que un director que no es fan de la serie sea el encargado de llevarla a cabo (¡Puristas otra vez!) pero la verdad es que precisamente ese factor hizo que Abrams se planteara crear una historia abierta a todo el mundo, introductoria y moderada, que pudiera gustar a cualquier tipo de espectador a la vez que hacía las delicias de los fans. ¡Buen trabajo J.J.!

‘Star Trek’ fue, por tanto, una introducción que empleaba más de media película en presentarnos a los personajes, en establecer los vínculos y relaciones entre ellos y en contarnos como acabaron convirtiéndose en la tripulación del Enterprise. En ‘Star Trek: En la oscuridad’ ya hemos superado esta fase y la historia puede ponernos desde el primer momento en acción, tal y como hace con una secuencia inicial pre-créditos que recuerda a ese cine de aventuras por el que tanto se apostaba a finales de siglo pasado y que hoy parece haber quedado olvidado. A nivel argumental esta segunda entrega profundiza hasta el siguiente nivel en las relaciones de los personajes principales, los pone a prueba como tripulación y se permite seguir con el juego multidimensional al recrear una de las escenas más intensas de las películas originales intercambiando a los protagonistas. El resultado son algo más de dos horas de acción en las que el ritmo y la intensidad nunca paran.

Imagen 'Star Trek: En la oscuridad'En ‘Star Trek: En la oscuridad’ la tripulación del Enterprise regresa a la tierra después de una accidentada misión en la que la famosa “primera directriz” ha sido quebrantada. Mientras la plana mayor de la Federación de Planetas Unidos se encuentra reunida en San Francisco, un terrorista disidente conocido como John Harrison lleva a cabo un terrible atentado para después huir a los confines de la galaxia. James T. Kirk se pondrá al mando del Enterprise para darle caza incluso sabiendo que tal propósito la llevará a entrar en la zona neutral, lo que podría iniciar un conflicto abierto con los Klingon. El encuentro cara a cara con Harrison revelará un oscuro secreto que hará a la tripulación del Enterprise dudar de sus lealtades y realizar un gran sacrificio para salvar a la tierra de una nueva amenaza.

No quisiera cometer spoiler, y creo que esta crítica llega con el suficiente tiempo como para que cualquiera esté prevenido de lo que voy a contar. Aún así, quien tema, puede saltarse este párrafo. Uno de los detalles que más me ha gustado de la cinta es su paralelismo con la segunda de las películas clásicas ‘Star Trek II: La ira de Khan’ de 1982. Reencarnar al carismático villano interpretado por Ricardo Montalban en la fría y pétrea mirada de Benedict Cumberbatch para convertirlo en la némesis de Kirk es una de las grandes sorpresas del filme. El ‘Sherlock’ de la BBC borda la interpretación de este supersoldado resentido del que, tengo la corazonada, no hemos oído la última palabra. Inteligente ha sido también, lo comentaba un poco más arriba, hacer a Kirk protagonista en una escena clónica a la de Spock en la cinta original, con ese “Es lo que tu habrías hecho” como colofón.

Imagen 'Star Trek: En la oscuridad'Aunque Cumberbatch es quizá el más destacado de los actores, hay que reconocer que Abrams ha sabido reunir a un elenco carismático que resuelve con brillantez la interpretación de cada uno de los personajes. Chris Pine (Kirk) y Zachary Quinto (Spock), que quizá son los que soportan un mayor peso argumental, tienen buena química frente a las cámaras. El resto de la tripulación formada por Zoe Saldana (Uhura), Simon Pegg (Scott), Karl Urban (Bones), Anton Yelchin (Chekov) y Jon Cho (Sulu) consiguen tener su momento estelar y su papel, por pequeño que sea, en el devenir de la historia. Quizá el eslabón más débil es Alice Eve (Marcus), quien parece haber sido incluida solo para protagonizar la escena hot del filme. No obstante, por ser la recién llegada, merece que le demos una oportunidad.

‘Star Trek: En la oscuridad’ nos hace desear que fuera de nuevo una serie, para poder disfrutar semanalmente de un poquito más de esto. Sin embargo, nos va a tocar esperar hasta una tercera entrega que, de momento, ni siquiera está en mente del director.

Imagen 'Star Trek: En la oscuridad'

Quisiera cerrar con una reflexión de fan. Mucha gente, no solo los puristas de los que hablaba antes, se echaron las manos a la cabeza cuando se supo que Abrams iba a ser el encargado de traernos los nuevos episodios de la otra gran saga galáctica del cine, Star Wars. Entre los que no veían necesarios más episodios y a los que les rechinaban los dientes de saber que “el tío de Star Trek” iba a ser quien se pusiera tras las cámaras, se ha oído de todo. Os diré lo que pienso yo, como gran fan de ambas sagas: Si las películas de Star Wars que haga Abrams se parecen a las que está haciendo de Star Trek, entonces no tenemos nada de qué preocuparnos.

4 estrellas4

Película: Star Trek: En la oscuridad. Dirección: J.J. AbrahamsPaís: USA .Año: 2013. Duración: 132 min. Género: Ciencia-ficción. Estreno en España: 5 Julio 2013.