Cine y TV

"Super 8" (crítica)

JJ Abrams vuelve a la pantalla grande de la mano de “Super 8”, un film de ciencia ficción con ciertos rasgos estilísticos del creador de “Lost”, pero con muchos guiños a las películas de aventuras de los años ’70 y ’80.

Joe es un preadolescente que sufre la pérdida de su madre. Cuando han pasado algunos meses desde el trágico suceso, empieza a ayudar a su amigo Charles en un proyecto cinematográfico hogareño: filmar una película de zombis. Una cámara de película super8, efectos caseros y un amigo amante de la pirotecnia son las herramientas que estos dos jovencitos tienen para llevar adelante su idea. Sin embargo, en búsqueda de algún valor añadido para su película super independiente, Joe y sus amigos descubrirán un secreto guardado celosamente por el ejército estadounidense.

La película está ambientada a finales de los años ’70 y apela en todo momento a la nostalgia por lo retro que está hoy vigente en la estética contemporánea. Pero no solamente podemos encontrar este aprecio por el pasado no tan lejano en la ropa de los personajes, la utilería o los decorados: la película plantea una puesta en escena con cierto aire retro. De momentos uno cree estar viendo algún fragmento de una película de la mejor parte de la cinematografía de John Carpenter o de Steven Spielberg (quien en este film oficia de productor). No obstante cabe destacar que hay elementos propios de Abrams, sobre todo si uno tiene presente el film “Cloverfield” (aunque cabe destacar que se trata de una cinta producida por Abrams y no dirigida por él).

Finalmente cabe destacar que Abrams logra hacer una película para adultos (o al menos no dirigida al público infantil) con un elenco integrado en su gran mayoría por actores muy jóvenes (los protagonistas tienen entre 13 y 14 años).

Vertiginosa, con unos cuantos toques simpáticos y con la dosis de aventura que un grupo de preadolescentes le puede dar a una cinta de ciencia ficción, la película refresca la cartelera con un poco de nostalgia retro y el sello de grandes nombres de la industria cinematográfica.

Imagen: fanzinedigital

  • jutnio

    Con todo respeto, este señor parece haber visto otra película. El aprecio por el pasado (en la vestimenta, por ejemplo) no debe sorprender si se trata de una historia ambientada a finales de los 70'. De vertiginosa no tiene nada y no sé a qué “toques simpáticos” se refiere la crítica. La película es malísima, firme candidata a la peor peli que haya visto en mi vida, al punto que tuve que hacer un esfuerzo para permanecer en la sala hasta el final. Nada parece encajar con nada. La historia no tiene sentido y parece un excusa para valerse de carísimos efectos especiales modernos en nombre de las Súper 8, que sólo aparecen como elemento de adorno pero a las que no se hace favor alguno. La muerte de la madre del protagonista es un sin sentido y el proyecto de peli de zombis que se usa de excusa para el “gran descubrimiento” perfectamente podría no estar ahí. Hollywood vuelve sobre sus lugares comunes, con la desventaja de que hoy éstos son híper conocidos, trillados y más que aburridos. El supuesto extraterrestre escondido por las fuerzas aéreas gringas es una mala mezcla de Alien y los bichos marcianos que recrean las pelis (muy malas también) de los hombres de negro. Lo único rescatable son las escenas de la supuesta peli de zombis hecha por los niños que aparecen junto a los créditos finales. En suma, una gran estafa. No la vean ni gratis.