Cine y TV

Crítica: Super agente 86 de película

Superagente 86 de peliculaSuperagente 86 de pelicula 

Con el fin de la guerra fría se habían terminado las excusas para producir películas y series sobre espionaje, pero la marca que dejó el entrañable Maxwell Smart no conoce límites históricos. Es que el agente 86 vuelve a la pantalla, esta vez grande, para seguir combatiendo las fechorías de la organización Kaos.

Con Steve Carell interpretando al temible operario del recontraespionaje, el film cuenta una versión contemporanea de como Smart llega a convertirse en el agente 86, como conoce a la 99 y, para variar, como logra aguar los planes de Kaos. Si bien Carell, por su carisma como actor cómico y por cierto parecido a Don Adams resulta una buena elección para encarnar al 86, la película plantea muchos aspectos que poco se condicen con la vieja serie televisiva, sobretodo si se tiene en cuenta dos grandes diferencias: primero que al ambientar la película en la actualidad queda de lado el sentido de nostalgia y el punto de partida para varios gags que provocan los complejos aparatos que utilizaban los agentes de Control limitandose el film a exhibirlos en una muestra de museo y por otro lado, tal vez el yerro más importante de la historia, el personaje de Smart es concebido de una forma muy distinta al que interpretara el ya extinto Don Adams. El viejo 86, el de la serie, era un torpe hombrecillo que vaya uno a saber como logró llegar a ser espía y, por más contradcitorio que suene, gracias a su corta inteligencia lograba resolver toda clase de enriedo en que se encontrara. El 86 versión siglo XXI que encarna Carell es un empleado administrativo inteligente y organizado que a causa de un problema interno de la agencia Control es promovido al rango de agente y es a partir de ese momento en que muy de vez en cuando deja al descubierto algunos rasgos de torpeza que se encargarán de generar los únicos gags cómicos que remiten de manera directa a la serie televisiva.

La misma variación aparece en los personajes de la 99 y el jefe. La 99, interpretada por Anne Hathaway, es violenta y carece del sentido de la dulzura que Barbara Feldon le supo imprimir al personaje cuando lo interpretaba en la serie. En tanto, el jefe (Alan Arkin) se suma a la acción y legitima las acciones de Smart, algo bastante lejano a los reproches y enojos que bien interpretaba Edward Platt en televisión.

Con un tono de humor muy cercano a lo familiar y hasta infantil, esta nueva incursión cinematográfica del agente 86 (recordemos las anteriores “La bomba que desnuda” de 1980 y “Get smart, again!” de 1989) lejos está de la vieja serie televisiva y de su estilo cómico basado en el gag, el pequeño enriedo y los escenarios exclusivamente interiores (inclusive cuando se recreaban exteriores se notaba claramente de que se trataba de un set de filmación). No obstante cabe destacar que es una pelicula disfrutable, sobre todo para aquellos que no hayan visto la versión televisiva y no estén buscando una adaptación fiel donde se note la intervención del mítico Mel Brooks.

Puntuación: 5 de 10

FICHA TÉCNICA
Dirección:  Peter Segal.
Guión: Tom J. Astle y Matt Ember.
Elenco: Steve Carell, Anne Hathaway, Dwayne Johnson y Alan Arkin.
Origen: Estados Unidos (2008).
Duración: 110 min.