Cine y TV

Susan Boyle y lo correcto

Susan Boyle Y Lo CorrectoHace unos días hablábamos sobre la nueva faz de la televisión que representaba el ascenso de Susan Boyle (envejecida voluntaria de iglesia, desempleada y con una leve discapacidad mental), pero parece que hablamos muy pronto: la audiencia de Britains got talent prefirieron a un anodino grupo de bailarines que a la conmovedora voz de la Boyle.

Al igual que Adam Lambert, el favorito a todo lo largo de American Idol, Susan Boyle fue abatida por el voto de la audiencia en la final del programa. ¿Cómo es posible, si en youtube su vídeo supera todas las marcas de visionado? (Sólo en abril tuvo más de 100 millones de visitas.)

La respuesta es triste y alentadora a la vez, al menos a lo que supone a la audiencia online. Así como la prensa rosa (tabloids, en inglés) remarcaron una y otra vez la ambigua sexualidad de Adam Lambert de American Idol, la prensa inglesa recalcó el “retraso mental” de Susan Boyle (quien hasta hace dos años atendía a su madre, terriblemente enferma, las 24 horas del día). En ambos, y a pesar de otras teorías, el diagnóstico es claro: así como la audiencia inglesa no iba a permitir que un gay ganara un reality, la inglesa no iba a permitir que una “retrasada” ganara otro.

La televisión siempre ha sido la vitrina de lo políticamente correcto (el preservar las maneras, pero nunca la inclusión de lo que es diferente). Lo desalentador del nuevo siglo es que la televisión también y ahora es un terreno para ejercer la discriminación, y separar (por lo menos metafóricamente) lo que parece correcto de lo que no lo es.

¿Internet está creando un nuevo tipo de audiencia? Por lo menos, así parece decirlo el triunfo online de Susan Boyle (quien en estos momentos, presa de la ansiedad, se ha recluído voluntariamente, en una clínica). En la web parece existir un páramo para el talento, venga de quien venga.

Fuente | Envelope