Cine y TV

The American: George Clooney descafeínado

at the West Coast Premiere Reading of "8" Shows, Wilshire Ebell Theater, Los Angeles, CA 03-03-12

Al parecer, cuando un asesino a sueldo la mete a fondo, es obligado que se va a una comunidad europea paradisiaca y provinciana, y ahí se la pasa bomba, hasta que el pasado regresa para ajustar cuentas… Al menos así pasa en dos títulos recientes: In Brudges (Martin McDonagh, 2008) y la que nos toca en esta ocasión: The American (retitulada e América Latina como El ocaso de un asesino, para que nadie se lleva sorpresas).

Si bien lo que en la película de McDogah era una espera de carnaval por el infausto destino (romances, reflexiones existenciales y debates con enanos racistas), en The American, protagonizada por un George Clooney de piedra, el hastío que siente el protagonista (un asesino a sueldo que, tras ser traicionado por sus jefes, se salva de un atentado, y tras cargarse a los sicarios suecos que vienen por su cabeza, se ve obligado a matar a su amante también) se trasmite al espectador sin filtros, y la verdad es que uno desea que se carguen a Clooney y que la película se acabe.

Sin diferenciar entre el laconismo y la contención, el flatline y el tomo dramático, el director holandés Anton Corbijn ofrece una pieza sin cafeína y emoción, que en su intento por hacer atractivo a un hombre en circunstancias extremas con la férrea distancia, sólo consigue u retrato que no rebasa a superficialidad.