Cine y TV

The Iron Lady reaviva el match Argentina-Gran Bretaña

La película protagonizada po Meryl Streep (y que, sin duda, le hará ganarse la estatuilla a la mejor actuación femenina en la inminente entrega de los Oscar) La dama de hierro (The Iron Lady, dirigida por Phillyda Lloyd) ha despertado de nueva cuenta la animadversión entre dos viejos enemigos: Argentina y Gran Bretaña.

Como se recuerda, entre las muchas y controvertidas decisiones tomadas por Margaret Tatcher (la Dama de Hierro del título) se encuentra la de la infame Guerra de las Malvinas (1982), una contienda en nombre de la soberanía de las islas ocupadas por Inglaterra (y llamadas Farklands en aquel país). Un conflicto con poca entrada en los cursos de cine, realmente.

El estreno The Iron Lady en las pantallas argentinas ha abierto de nuevo las heridas nunca sanadas por el conflicto, que costó 649 vidas argentinas, 255 inglesas y la de 3 isleños.

El retrato realizado por Phillyda Lloyd de una Tatcher víctima de la demencia senil no ha suavizado la visión que se tiene de la antigua ministra inglesa, a pesar de que en un extraño arrebato la agencia Reuters afirmó que la cinta le había ganado simpatías en el país austral (en un cable que incluía la opinión de una sola espectadora).

Si bien algunas personalidades argentinas han declarado que ven a la líder bajo otra perspectiva tras la cinta, y de que las salas en que se exhibe The Iron Lady se llenan de murmullos de aprobación cuando la Tatcher condena el hundimiento del acorazado General Belgrano (con un saldo de 323 marinos argentinos muertos), lo cierto es que adjetivos como “cruel” siguen siendo los que usan para describir a la Dama de Hierro.

El estreno del filme ha coincidido con una nueva controversia por la soberanía de las islas.