Música y Teatro

The Soft Boys: la certeza de ser británicos (Última parte)

Sbs1

El reconocido crítico y periodista inglés David Fricke relata en el booklet de la reedición del glorioso disco “Underwater moonlight” las sensaciones que tuvo la primera vez que vio a la banda liderada por Robyn Hitchcock: “No sabía nada de los Soft Boys cuando ingresé en el lugar del show esa noche, pero salí de allí queriendo conocerlo todo. Ese día los Soft Boys se despacharon con un repertorio mágico, que unía lo mejor de la tradición de los 60s con el vigor del punk”.

Y así lo demuestra esa obra cumbre llamada “Underwater moonlight”, el LP que la banda editara allá por 1980. Ese clásico atemporal donde se dan cita las cristalinas armonías de guitarra de los Byrds, lo mejor de la herencia de la psicodelia británica modelo Syd Barrett y una inyección energética tan típica del punk de esos tiempos, terminaría por ser el último disco de la efímera carrera de la banda.

Poco fue el tiempo que duraron los Soft Boys como banda. Ya para 1981 eran historia pasada y Robyn Hitchcock se dispondría a comenzar una carrera en solitario sin altibajos, que lo consagraría como una de las grandes figuras de culto de la historia del rock. Tan sólo dos discos y algunas canciones recopiladas en lanzamientos póstumos dejaron los Soft Boys como legado. Pero en 2001, coincidente con el vigésimo aniversario de “Underwater moonlight”, los de Cambridge volvieron a reunirse brevemente para girar por los Estados Unidos y editar un magnífico álbum de regreso titulado “Nextdoorland”.

A pesar de que habían pasado más de 20 años de la disolución del grupo, los de Hitchcock se exhibieron intactos y el disco es un más que digno muestrario de lo que estos ingleses eran capaces. Gemas como “Mr. Kennedy” o “Japanese Captain” están a la altura de cualquiera de las mejores canciones de la banda, siendo pruebas inapelables de que el talento de Hitchcock y los suyos es imperecedero. Los Soft Boys no fueron exitosos ni tuvieron una carrera extensa. Pero lograron convertirse a fuerza de canciones en uno de los clásicos de culto ineludibles de la historia de la música.

Primera parte | The Soft Boys: la certeza de ser británicos

Imagen: Yahoo