Cine y TV

Crítica: Todos tenemos un plan

Un médico comienza a sufrir la monotonía de su rutina hasta que su hermano gemelo le toca la puerta con un inusual pedido. “Todos tenemos un plan” es la historia de un hombre que decide cambiar de vida cuando la desgracia toca a su puerta.

Sinopsis

Agustín (Viggo Mortensen) es un médico que vive con su mujer Claudia (Soledad Villamil) y tiene una vida un tanto monótona y rutinaria. Ambos están llevando a cabo los trámites para adoptar a un recién nacido, sin embargo él no está del todo convencido de llevar a cabo la adopción. Un día, Pedro, el hermano gemelo de Agustín, toca a su puerta con un inusual pedido: está enfermo de cáncer y quiere quitarse la vida para no sufrir más, pero necesita la ayuda de Agustín para ello. Agustín ve la oportunidad de cambiar de vida suplantando a su hermano, aunque no sabe que la vida de Pedro es más conflictiva que la suya.

Mortensen x 2

De tono lúgubre y ritmo pausado, el film es un recorrido por la vida de un hombre que ha dejado atrás un pasado del que no ha podido escapar su propio hermano. Sin embargo, ese pasado vuelve a ser presente cuando decide tomar el lugar de su hermano para empezar de nuevo. Este aspecto del film está sustentado por el magnífico trabajo actoral de Viggo Mortensen que se luce en el film interpretando a dos hermanos que son iguales en apariencia, pero distintos en su forma de ser.

La historia y el protagonista remiten de a momentos a “Una historia violenta”, película de David Cronemberg en la que Viggo Mortensen interpreta a un hombre que ha cambiado de identidad para comenzar una vida nueva.

Foto: Captura de