Noche y Gastronomia

Tradiciones dulces: la Mona de Pascua

mona-de-la-sagrada-familia

Nuestro país está lleno de tradiciones, pero las mejores de todas son las que nos deleitan el paladar. Hoy hablaremos de la Mona de Pascua.

Se dice que el pastel que se come el Lunes de Pascua, conocido como Mona, viene del postre árabe munna, una dulce torta que se introdujo en todo el este peninsular durante la época del Al-Andalus y que por eso se conserva en todo la costa este de nuestro país, entre Cataluña y Murcia, incluyendo las Islas Baleares. Se adoptó como comida festiva, pues el Lunes de Pascua significaba el final de la Cuaresma, periodo que va desde las fiestas de Carnaval hasta el final de la Semana Santa, y en la que la religión imponía restricciones. En Cataluña es tradicional que el padrino la regale a su ahijado.

En todo este territorio se da la Mona tradicional, que tiene aspecto de rosco, y en el que se solían incluir huevos cocidos pintados. Sin embargo, en algunas zonas, como en las Islas Baleares, y en especial en Cataluña, las Monas han evolucionado tanto que la base de torta o pastel ha quedado en segundo plano, mientras que su decoración es la parte importante. Las pastelerías tradicionales de Barcelona comenzaron a innovar con las decoraciones, a menudo hechas enteramente de chocolate, lo que ha dado un vuelco a la tradición.

En el día de hoy, Lunes de Pascua, las pastelerías de Cataluña muestran en sus escaparates auténticas obras de arte hechas de chocolate, desde simples huevos o personajes de dibujos animados a estructuras harto complicadas, como reproducciones de edificios emblemáticos como la Sagrada Familia o el Camp Nou. Auténticas obras de arte efímeras que no sólo deleitan nuestra vista, sino también nuestro paladar. No dejéis de daros un paseo por ellas si tenéis la ocasión.