Cine y TV

Transformers de carne y hueso

Steven Spielberg y Michael Bay son dos nombres pesados en la industria cinematográfica de Hollywood. Aunque ambos directores suelen frecuentar el género de acción, lo hacen con estilos bien diferenciados. No obstante ambos realizadores decidieron unir fuerzas en 2007 para llevar a al pantalla grande la serie animada de los ’80 Transformers. El resultado: una mezcla de críticas políticas a la administración Bush enmascaradas con un efectista despliegue visual de secuencias de acción entre Autobots y Decepticons.

A pesar que en 1986 los Transformers ya habían hecho el salto de la pantalla chica a la de cine, con “Transformers” de 2007 llega lo que muchos fanáticos de la serie querían ver: una película de acción viva (léase con actores y no dibujos animados). El desafío no era menor ya que los protagonistas de la serie eran unos cuantos robots humanoides con la capacidad de transformarse en automóviles, aviones, armas, equipos de música y hasta en dinosaurios. Por eso la sociedad Spielberg-Bay parecía ser una acertada dupla para la realización: Spielberg, que trabajó como productor ejecutivo de la película, tiene una larga trayectoria dentro del género fantástico y algunos de sus films marcaron un antes y un después en materia de efectos visuales en la pantalla cinematográfica, mientras que Bay, que dirigiría el film, tiene un largo prontuario en películas donde la acción es el eje central (“Armageddon”, “Bad boys”, “Bad boys 2”, “The rock”, “La isla” y la lista continúa).

transformers-de-carne-y-hueso3¿Y que hay con la historia? ¿Se trata de una adaptación fiel de la serie o solamente se tomaron los personajes para adaptar la historia de los Transformers a un escenario más actual y moderno? Como en otros tantos casos de adaptaciones de glorias pasadas, la respuesta está a mitad de camino entre estas dos opciones: “Transformers” plantea grandes diferencias con la serie original, aunque está plagada de guiños a los dibujos animados.

“Transformers” narra la lucha por recuperar la “chispa sagrada” (“the all-spark”) entre Autobots y Decepticons. El conflicto del film central hace clara alusión al origen del enfrentamiento entre ambos bandos de robots en la serie original: se peleaban porque los Decepticons querían saquear todos los recursos energéticos de la tierra, mientras los Autobots se erigían como los guardianes protectores de nuestro planeta. Pero ya no está Spike, el joven amigo de los Autobots en la serie animada, ni su padre. Los protagonistas humanos son Sam (Shia LeBeouf) y Mikaela (Megan Fox). Y también hay varias diferencias entre la forma alternativa que asumen varios robots. Bumblebee era en la serie un Volkswagen Beetle, pero a Michael Bay se le ocurrió que mutara en un Camaro (primero del ’76 y después en uno más moderno) ya que quería evitar comparaciones con el “escarabajo” más famoso del cine, Herbie (“The love bug”). Sin embargo, en homenaje a su origen, en la secuencia donde Sam compra a Bumblebee, junto a él se ve a un Beetle amarillo al cual, en u guiño bromista, Bumblebee golpea con abriendo una de sus puertas.

Transformers De Carne Y Hueso2Megatron, líder de los villanos Decepticons, se transformaba originalmente en un revolver. Los realizadores creyeron que esto le quitaría violencia al personaje ya que en la serie cuando se transformaba en arma, solamente podía aplicar su fuerza letal si era manejado por otro Decepticon. En palabra de los realizadores “sería como que Darth Vader se transformara en su propio sable luminosos para que otro lo utilizara”. Por eso Megatron prácticamente no se transforma a lo largo de la película y cuando lo hace, muta a un avión que es la forma original del robot.
Otro guiño hacia la serie es el llamado “Hombre de hielo”. En la película, el antepasado de Sam, Archibald, en una expedición por los hielos glaciares se encuentra con un gigante hombre congelado (Megatron). En los dibujos animados, algo similar ocurría en un episodio en que los Decepticons encuentran a un robot congelado en el corazón de un glaciar, aunque se trataba de Skyfire, un Decepticon que deviene Autobot luego de ver la crueldad del bando de Megatron.

transformers-de-carne-y-hueso1Y la lista de guiños continúa. Pero la película difiere en varios puntos de la historia original, actualizándose en muchísimos aspectos, sobre todo en la presencia de dispositivos tecnológicos que no existían (o por lo menos no eran de uso cotidiano) en la década de los ’80: los teléfonos celulares y la internet son partes centrales de la película.
Llamativa visualmente y con cierto respecto a su serie original, “Transformers” es una adaptación moderna que propone un estilo de acción muy contemporáneo mezclado con rasgos distintivos de los dibujos animados.
El final abierto con Optimus Prime mirando hacia el horizonte a la espera de un nuevo ataque de los Decepticons es el punto de partida de “Transformers: la venganza de los caídos” que se acaba de estrenar en los cines de todo el mundo.

Imágenes: images.fanpop.com, Cinempatia, images2.wikia.nocookie.net e lrvisual.net