Cine y TV

Un año de cárcel por bajarse Wolverine

¿Alguno recuerda la película en solitario del X-Men de la patillotas protagonizada por Hugh Jackman? Nosotros sí, pero como otro de esos errados vehículo de la Marvel que, en su carrera por sacar rédito de sus personajes más amados, produce con mayor frecuencia cintas sin la mínima dignidad.

Sin embargo, Wolverine esta por pasar a los cursos de historia cinematográfica por ser motivo de una de as más duras sentencias que se han producido por eso que la industria cinematográfica ha dado en llamar “la guerra contra la piratería”.

Terrible el momento en que Gilberto Sanchez decidió bajarse una copia sin terminar de Wolverine. Si bien antes manejó la versión de que había comprado la cinta en un puesto callejero cerca de su casa, en la barrio del Bronx neoyoquino: la justicia estadounidense se ha mostrado fuera de toda proporción, y ha sentenciado a Sanchez a un año de cárcel por su acto de piratería.

El fiscal responsable de la sentencia ha dicho que el acto de Sanchez es de “extrema gravedad”, y que el año de cárcel en una prisión federal está totalmente justificado. Añadió (como es tradición es toda sentencia absurda) que esta sentencia envía “un fuerte mensaje” a los piratas, que deben dejar de atentar contra los derechos de autor de su país.

El caso de la copia sin terminar de Wolverine tiene otra razón de controversia: aparecida en 2009, un mes antes del estreno de la cinta que recabó 323 millones de dólares en el mundo, aún no está claro si la aparición y distribución de esa copia ilegal fue parte de las razones de su éxito.