Arte

Un cerebro en la Capilla sixtina

¿Genialidad o simple coincidencia? Guiños ocultos y secretos descifrados han aparecido en pinturas de varios pintores italianos (el ejemplo máximo es Leonardo Da Vinci) y esta vez el descubrimiento llega de la mano de Miguel Ángel Buonarotti y sus frescos de la Capilla Sixtina. Dos neurocirujanos descubrieron una forma de cerebro en una de las secciones de esta famosa obra de arte.

Ian Suk y Rafael Tamargo son dos neurocirujanos de la Johns Hopkins University que un día, observando la obra de Miguel Ángel, detectaron que la garganta de Dios en la sección “La separación de la luz de la oscuridad” se asemejaba bastante a una sección de un cerebro. A las pruebas me remito, observen.

 

Si bien la imagen muestra ciertas coincidencias innegables entre un cerebro y la garganta de Dios, hay quienes afirman que si los descubridores hubieran sido verduleros, habrían afirmado que la semejanza es con un pimiento.

Claro que no es el primer descubrimiento polémico que se hace sobre las pinturas de la Capilla Sixtina. En el mural “El juicio final” Miguel Ángel pintó al Rey Minos con las facciones del cronista de ceremonias pontificio Baggio da Cesena que había criticado la obra antes de su inauguración oficial. En “venganza”, Miguel Ángel lo dibujó con orejas de burro y con una serpiente que rodea su cuerpo y le practica una fellatio venenosa. A las pruebas me remito (clickear en las imágenes para verlas más grandes):

Fuente: nopuedocreer | Imagen: backtoclassics