Noche y Gastronomia

Un cóctel con vistas a la Giralda

Situado justo delante de la Catedral de Sevilla, en la calle Don Remondo, nos encontramos con el Hotel Doña María. Construido en una casa palacio, el Hotel Doña María era originalmente propiedad de Samuel Levy (hombre de confianza del Rey Pedro I “El Cruel”). Según los cronistas de la época, existían unos pasadizos subterráneos desde el Hotel hasta los Reales Alcázares y desde allí al río Guadalquivir. Posteriormente, dicha Casa Palacio fue adquirida por los Marqueses de la Peña, bisabuelos y tatarabuelos de los actuales propietarios. En 1965, Doña Ángela Huesca Sasiaín hereda de su tía Doña María el edificio y todas las obras de arte que contenía, decidiendo construir un hotel.

Así, actualmente el Hotel Doña María ofrece 64 habitaciones de lujo y confort, y se convierte en un punto perfecto de partida para visitar los lugares más emblemáticos de Sevilla. No obstante, para todos aquellos que no podemos permitirnos alojarnos en él, el hotel ofrece un atractivo muy especial abierto a todo el mundo, su terraza bar.

Abierta por la tarde y por la noche (excepto en invierno, que sólo abre por la tarde), ofrece seguramente una de las mejores vistas de la emblemática Giralda. Para decir la verdad, la carta de cócteles no es la mejor de la ciudad, aunque tampoco tienen un precio desorbitado (entre 6 y 8 euros). Pero sin duda, se compensa totalmente por un ambiente excepcional, en el cual sobran las palabras y nos invade la mágica luz y el duende de la Giralda. Si están pensando en visitar Sevilla, no duden en pasar un rato por la terraza del Hotel Doña María, aunque seguro que se van a quedar más tiempo del que pensaban.