Cine y TV

"Un método peligroso" (crítica)

Jung y Freud son nombres que estamos acostumbrados a encontrar en libros de estudio sobre el psicoanálisis o de la historia social del siglo XX. Sin embargo, el realizador canadiense David Cronenberg los ha convertido en personajes de su film “Un método peligroso” que ilustra la relación personal entre ambos a la vez que retrata como fueron evolucionando los métodos psicoanalíticos de estos dos pioneros de la salud mental.

“Un método peligroso” es el último film de David Cronenberg protagonizado por Michael Fassbender, Keyra Knightley y Viggo Mortensen. Cuenta la historia de Carl Gustav Jung a partir de principios de siglo XX, uno de los más reconocidos padres de la psicología. El film nos muestra cómo es su vínculo con Sabina Spielrein (quien primero fue su paciente, luego su amante y finalmente su colega) y con Sigmund Freud a quien consideraba su mentor, pero con quien mantuvo una intensa disputa por la diferencia de criterios profesionales en el campo del psicoanálisis.

Como es de prever, la película centra la mayoría de sus conflictos en la dimensión interior de los personajes y rara vez estos entredichos se exteriorizan mediante acciones físicas. Es por ende un film que se sustenta mucho en lo dialogado, pero no por ello carece de interés visual: la elección de encuadres, la fotografía, el vestuario y la utilería de época son puntos fuertes de la cinta.

En contraposición hay que decir que falta esa dosis de acción externa a la que Cronenberg nos ha acostumbrado en sus últimos films como “Promesas del Este” y “Una historia violenta”.

En resumidas cuentas, se trata de una película intensa y, de a momentos, agresiva, aunque eso solamente sucede en la dimensión interior de los personajes.