Cine y TV

Un método peligroso: Freud y Jung según Cronenberg

Este viernes se ha estrenado en España la última cinta del canadiense David Cronenberg: Un método peligroso. Un película que desde el vamos parece alejada de los intereses y estilo del director de La Mosca y de Naked Lunch, pero que sin embargo es fiel reflejo de sus obsesiones: sexo e inconsciente.

David Cronerberg es un director que debería estar en todo curso de cine como un nombre de referencia.

Un método peligroso, basada en una novela de Christopher Hampton, es uno de los proyectos más personales del director de Una historia de violencia, y le tomó 14 años llevarla a cabo. Originalmente escrita para ser protagonizado por Julia Roberts, tras ese largo periodo de incubación ha terminado por ser el vehículo para el lucimiento de Keira Knightley, quien interpreta a Sabina, una joven atormentada que pasará de paciente a objeto de deseo de los creadores del psicoanálisis y la psiquiatria: Simon Freud (Viggo Mortensen) y Carl Jung (Michael Fassbender).

Un método peligroso da a Viggo Mortensen (con tres filmes bajo la dirección de canadienses) el carácter de fetiche de Cronenberg, un rol en el que se muestra muy cómodo como un tiránico Freud que debe medirse con un joven e intimidador Jung, al límite de la locura, y la caja de pandora en que se convierte su paciente, Sabina.

El enfrentamiento en la Europa de principios del siglo pasado entre dos mentes brillantes que intentan desentrañar las mecánicas y dolencias de una tercera, en un viaje que tal vez no tenga retorno…