Libros

Una Cenicienta moderna retrata el maltrato de género

Depositphotos_9529292_m

La historia de Cenicienta puede ser un cuento de hadas, aunque visto desde otra óptica también puede ser un retrato sobre el maltrato hacia el género femenino. Por eso un grupo de mujeres maltratadas de Barcelona le solicitó a la escritora Nunila López una versión diferente del clásico relato enfocado a en la temática de la violencia de género.

“La cenicienta que no quería comer perdices” retrata al personaje de la princesa como una mujer enferma, deprimida y perdida que no llega antes de las doce de la noche a su casa sino después de las doce del mediodía y con resaca.

La idea que teníamos era la de reflejar otras realidades que van más allá del clásico “y fueron felices y comieron perdices“. Creemos que esto no se ajusta a la realidad” argumenta Myriam Cameros, ilustradora del libro. Y cuando a las autoras se les pregunta porqué optaron por tomar el personaje de Cenicienta como punto de partida ellas argumentan: “Porque aparte del príncipe están los zapatos que son una forma de maltrato estético para la mujer. Para mí los zapatos de tacón simbolizan la carga que tenemos que llevar cada día las mujeres para estar guapas. El sacrificio“.

En el libro el Hada Madrina es la que ayuda a Cenicienta a decir “¡basta!” y además aparecen otros personajes de cuentos de hadas como La Bella Durmiente y Blancanieves que son adictas al prozac, Caperucita Roja que sufre maltratos físicos y Pinocho que está cansado de sus mentiras.