Libros

Una novela profetizó la tragedia del Titanic

Catorce años antes de la fatídica noche del 14 de abril de 1912, cuando el RMS Titanic chocó contra un iceberg en su travesía inaugural, hundiéndose con 1.500 personas, entre pasajeros y tripulación, apareció una novela que hablaba acerca de un barco que se hundía en su viaje inaugural tras chocar contra una mole en el océano.

El hecho resulta aún más impactante si se conoce el nombre del barco protagonista de la novela: Titán.

El hundimiento del Titán (Futility) , una novela de Morgan Robertson (1861-1915), un oficial de la marina norteamericana que se imaginó el hundimiento de un gran barco en el océano Atlántico.

Las similitudes de la obra y la tragedia real:

El barco de la novela se llamaba Titán. La empresa naviera distinguía a sus barcos añadiendo al final de sus nombres la terminación “ic”: en realidad, el Titanic se llamaba Titán.

El Titán de la novela se hunde en su viaje inaugural, cubriendo la ruta Southampton, Inglaterra, hacia Nueva York, Estados Unidos. La misma ruta del Titanic.

El Titán choca contra algo que podría ser un iceberg (el autor dejaba la duda), pero lo hace en una noche de abril… Al igual que el Titanic.

Ambos barcos medían los mismo, y eran considerados los más grandes de su tiempo.

Ambos barcos (real y ficticio) se hubieron a 600 kilómetros de la costa de Terranova.

El Titanic tenía sólo 20 botes salvavidas. El Titán, 24.

Morgan Robertson fue hallado muerto tres años después del hundimiento del Titanic, en un hotel de Atlantic City, no sin antes haber publicado otra novela: Más allá del espectro, donde imaginaba una guerra futura entre Estados Unidos y Japón.

En esta obra, Japón lanzaba un ataque sorpresa en el territorio de los Estados Unidos…