Cine y TV

Vampiros infantiles: Let the right one in

Vampiros Infantiles Let The Right One InSi se desea un antídoto contra el binomio romance + vampiros lindos de Twilight, Let The right one in (Déjame entrar, según el título en castellano de la novela de John Ajvide Lindqvist
en que está basada) es la peli indicada. Dirigida por el (hasta ahora) desconocido cineasta sueco Tomas Alfredson,  trata (en esencia) de lo mismo que la zaga Crepúsculo: la historia de amor entre dos jóvenes, ambos de especies distintas (en esta caso, un niño y una pequeña vampiro), pero a diferencia de la zaga de Stephenie Meyer, aquí lo peor no son los vampiros malos, sino el mundo en que viven los niños.

Oskar es un niño acosado por sus compañeros del colegio. Introvertido y atormentado por la separación de sus padres, vive con su madre en un feo departamento de una urbanización venida a menos en Estocolmo. Su única alegría es su vecina recién llegada, Eli, cuya mudanza coincide con la aparición en el bosque del cadáver de un hombre, y el inicio de una serie de crímenes atroces. Al poco, a Oskar le queda claro que Eli no es humana (huele extraño si no come, los caramelos la hacen vomitar, no sale a la luz del día, y ha tenido doce años por mucho tiempo). El descubrimiento lejos de separarlo de Eli, le une más, y le lleva a intentar ser el guardián diurno de la pequeña vampira.

Triste, mesurada, considerada por muchos como la mejor película de vampiros de la década, ganadora del Tribeca Film Festival, premio del público en Donostia, Let the Right One In es una metáfora dolorosa sobre la infancia en una sociedad en disolución (Oskar no sabe que le das miedo: si descubrir que su padre ahora vive con otro hombre o un vistazo involuntario del cuerpo desnudo de su amiga), a la par de una grata vuelta de tuerca en el mito de los vampiros.

httpv://www.youtube.com/watch?v=ICp4g9p_rgo

Déjame entrar (sin fecha de estreno es España), no generará las olas de admiración incondicional que Crepúsculo disfruta, pero es una de esas pequeñas películas dignas que revitalizan el género del terror hablándonos sin falsas pudores sobre la terrible de ser niño en una época en que los adultos ya no saben todas las respuestas.

Además, nos permite averiguar qué le pasa a un vampiro si entra a tu casa sin que le invites.

Imagen | El Séptimo Arte