Noche y Gastronomia

Viridiana: gastronomía con mayúsculas en Madrid

Instrumentos de cocina

Hablar de Abraham García, es hablar de un erudito, de un hombre del Renacimiento, capaz de maravillarnos con las recetas más acertadas en el templo del buen comer en Madrid, que es Viridiana, como de emocionarnos con su prosa y su cultura en sus libros o en los chats en los que participa en periódicos de tirada nacional.

Viridiana, situado junto al Parque del Retiro, en la calle Juan de Mena 14,es un referente de la gastronomía con raíces y personalidad propia. Abanderado de la comida contundente, donde las mezclas de culturas e influencias aparecen en cada uno de sus platos, Viridiana es espacio de culto para muchos gastrónomos de la ciudad; un local imprescindible para todo aquel que le guste comer con mayúsculas.

Lo mejor en una visita a Viridiana, es dejarse aconsejar por su alma mater. En una cocina donde se presume de producto de alta calidad llegado de los rincones más variopintos del mundo, intentar encasillarnos en un menú o en una apuesta concreta sería un error en la casa de Abraham García.

Excepcionales y famosos son sus tratamientos de la caza y de la casquería. Para fans acérrimos, en ocasiones, el enamorado chef de los entresijos, mollejas y demás compañeros, prepara un menú alejado de los cánones actuales del minimalismo gastronómico, basado en estos manjares.

Famosísimos son sus gazpachos y salmorejos, sus excepcionales huevos fritos con crema de trufa, aquellas recetas donde las especias de la India o de su adorado México son capaces de casar con los mejores frutos del Mediterráneo. Todo en Viridiana se convierte en un festival para los sentidos, una montaña rusa sin pausa donde servilleta en ristre al comensal se le dibuja una sonrisa del tamaño de la panza de este sabio cocinero.

Si hablamos de su carta de vinos, la lectura de la más prolija carta de los restaurantes de Madrid, puede producir mareos, por lo que de nuevo será  conveniente dejarse mecer por los sabios consejos del maestro Abraham García.

Sólo queda desearles que lo disfruten y salud.